domingo, 30 de noviembre de 2014

Un cocodrilo disecado




Los laboratorios son escenarios que aparecen con cierta frecuencia tanto en la literatura fantástica como en los espectáculos teatrales y cinematográficos. Que la ciencia y la técnica se ofrezcan como espectáculo es una constante que arranca, como mínimo, de las exhibiciones de autómatas y juegos hidráulicos de los fastuosos parques del manierismo. 

Autómatas de Jacques-Droz, Musée d'art et d'histoire, Neuchâtel, 1768-1774

Confinadas al principio al deleite de príncipes y cortesanos, estas manifestaciones alcanzan a un público más amplio durante el siglo XVIII, alentados por los avances técnicos y el auge de la mentalidad maquinista y enciclopedista que preside la filosofía de la Ilustración.

Joseph Wright of Derby, El planetario, Derby Museum and Art Gallery, Derby, 1766

Joseph Wright of Derby, Experimento con un pájaro en una bomba de aire, National Gallery, London, 1768 c.

Tienen raíces antiguas, asimismo, las connotaciones lúgubres de algunos de estos espectáculos nacidos de la experimentación científica: así sucede, por ejemplo, con la fantasmagoría –cuyo nacimiento coincide, precisamente, con el de la novela gótica-, que además de poner en escena todo tipo de monstruos, brujas, esqueletos, demonios, y de crear escenarios que anticipaban los de las posteriores películas de terror –claustros, cementerios, ruinas-, realizó importantísimas aportaciones técnicas que serían recogidas por el nuevo espectáculo cinematográfico, ese “territorio de fantasmas” del que habla Jean-Louis Leutrat. 



El cine y la literatura de terror hacen suya una visión negativa de la ciencia y de la técnica heredada del siglo XIX: una centuria fascinada y, al tiempo, aterrada por el progreso. Sobre todo cuando, a partir del último cuarto de siglo y diluido ya el optimismo inicial, las oscuras perspectivas que trazó Mary Shelley al comienzo del mismo parecen más actuales y realistas que las idílicas perspectivas trazadas por el positivismo y el socialismo romántico. 

Frankenstein, James Whale, 1931

El interés, sobre las tablas teatrales, no se centra ya tanto en la modernidad maquinista como en la idea de la máquina devoradora de hombres, característica de una época en la que con frecuencia se identifican las imágenes del infierno y las que reproducen escenas industriales

En las novelas de Julio Verne, gran divulgador de los adelantos científicos y técnicos, los bonachones hombres de ciencia de sus primeras novelas se convierten, en obras como Los quinientos millones de la Begun, El castillo de los Cárpatos o La sorprendente aventura de la misión Barsac,  en locos siniestros. Con esta estirpe entroncan el Dr. Caligari y el Dr. Moreau.

Léon Benett, ilustración para El castillo de los Cárpatos, de Jules Verne, 1892

Si estos son los hombres, ¿cuáles son los espacios que les corresponden? El laboratorio del terror desciende, en línea directa, de las cuevas de hechicero omnipresentes en la comedia de magia decimonónica. Ámbitos subterráneos, en muchos casos, o en cualquier caso aislados, como el torreón-laboratorio del doctor Frankenstein, en ellos se vincula la ciencia con el saber oculto de la magia, escondidos ambos de los ojos profanos del vulgo. 

David Teniers el Viejo, Alquimista, Galleria Palatina (Palazzo Pitti), Florencia, 1640 c.

La acumulación, la diversidad de objetos y su abigarramiento evocan las cámaras de maravillas de los coleccionistas manieristas, donde coexistían artes y ciencias, confundidas estas últimas con las “maravillas de la naturaleza”. 

Frans II Francken, Gabinete de curiosidades, Kunsthistorisches Museum, Viena, 1636

Muy próxima a la ciencia se hallaba, cómo no, su antepasada la alquimia: alambiques, retortas, probetas, matraces y hornillos de atanor configuraban el menaje de estos habitáculos. La descripción que Charles Baudelaire ofrece del cuadro Interior de alquimista, presentado por el pintor y escenógrafo Louis-Eugène-Gabriel Isabey en el Salón parisino de 1845, ofrece una visión bastante próxima a lo que eran, por aquella época, las decoraciones teatrales de laboratorios que, con posterioridad, influirían en los decorados cinematográficos: en estos espacios, escribe Baudelaire, "siempre hay cocodrilos, aves disecadas, grandes libros en tafilete, fuego en el horno y un viejo en bata –es decir, una gran cantidad de tonos diversos-". 

Eugène-Gabriel Isabey, Interior del estudio de un  alquimista, Musée des Beaux-Arts, Lille, 1845

La diversidad de tonos se convierte en el frío fulgor de las superficies metálicas, y las evocaciones del pasado en sugerencias futuristas, en laboratorios como el del doctor Frankenstein. 

Frankenstein, James Whale, 1931





5 comentarios:

  1. ¡Qué tema tan intesante Carmen y que da para mucho!!
    Creo que es indiscutible que la ciencia es fascinante y en muchos casos, la química por ejemplo, es vistosa. En sí es todo un espectáculo que te puede dejar con la boca abierta.
    Pero es que, además, es complicada. Implica un conocimiento grande para poder entenderla bien, y eso la aleja de los pobres mortales que nos manejamos malamente con ella. Eso, y que el uso que se puede hacer de ella es diverso; puede dar calor, pero también quemar, puede curar y matar, puede dar energía o destruir y, claro, lo más llamativo, es siempre lo negativo.
    El uso de la ciencia en el arte, en la pintura, en el cine es tan normal pues forma parte del ser humano. No podría ser de otro modo, y el que resulte luminosa o tétrica ya es otra cuestión.
    Son realmente admirables las ilustraciones de muchos naturalistas, sobre mundos desconocidos, o las primeras fotografías de pueblos y gentes lejanas. Así como las historias literarias que cuentan avances científicos. Son un mundo en si mismos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo, Harry. Las ilustraciones científicas son bellísimas; las novelas y los buenos trabajos de divulgación científica que nos hacen entender y apasionarnos por la ciencia, son fascinantes.
      Bueno, ya sabes, porque lo hemos comentado en ocasiones, que soy una ignorante llena de curiosidad e interés por el desarrollo actual de la física, la genética, la astronomía. Y, desde luego, con una visión mucho más optimista que la que hemos visto en los ejemplos de esta entrada.

      Eliminar
    2. También yo soy bastante ignorante en estos temas, lamentablemente, pero hay algunos que entiendo mejor que otros y que me gusta seguir, dentro de lo que cabe.
      Creo que mientras haya curiosidad, nada está perdido. Aunque nunca podamos alcanzar un nivel de conocimiento para poder opinar, el hecho de sentir ganas de saber, de que nos expliquen lo bueno y lo malo de las cosas, podremos decir que no entendemos algo sin necesidad de avergonzarnos.
      Que no es poco, creo yo.

      Eliminar
  2. Creo que poco mas puedo añadir a vuestros comentarios. Recuerdo de muy pequeña que tenia un libro, algo asi como una enciclopedia, que seguro era de mi abuelo, pues fue maestro, que me encantaba leerlo..releerlo..no sé que pasó con él, quizá en alguna mudanza se extravió.. Sentí tristeza porque me acompañaba en muchos momentos.. Pero mi curiosidad, mis ganas de saber no acabaron ahí.. En edades quinceañeras leía y compraba revistas y libros que, en algunos entornos como amigos, familia no entendían el porqué de esos temas..que me gustaran..y ya termino de recordando uno de mis primeros trabajos me preguntaron que "hobby" tenia y dije que la Astronomía..Espero no haber aburrido con mis historietas y solo decir que me alegro de tener relación de amistad y compartir esta variedad de temas tan interesantes..
    Bona nit

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te imagino con la enciclopedia de tu abuelo, Suni. Mis padres también tenían una en tres volúmenes, enormes. Les pedía que me los subiesen a la mesa del comedor, porque pesaban mucho para mí; después me encaramaba a una silla, trepaba a la mesa y empezaba a pasar páginas. Así, a los tres años, aprendí a leer. En concreto, con la parte dedicada a la mitología griega. Qué cosas. Tenía que ser todo un espectáculo verme, tan retaquilla, hablando de dioses y héroes griegos.

      Eliminar