miércoles, 26 de noviembre de 2014

Cómo desmayarse de manera artística




¿Recordáis que vimos una de las dos versiones de La pesadilla, de Füssli, y su eco en una película de Rohmer?

Johann Heinrich Füssli, La pesadilla, Detroit Institute of the Arts, 1781

Éric Rohmer, La Marquise d'O, 1976

Ahí tenemos dos buenos ejemplos de cómo desmayarse con arte: la cabeza y, por lo menos, uno de los brazos, deben colgar con gracia; el cabello, si se lleva largo, ha de desparramarse como una cascada…

James Whale, Frankenstein, 1931


Otra variante del desmayo artístico muestra a la dama en brazos de caballeros de índole un tanto peculiar: zombis, momias, vampiros…

Jacques Tourneur, I Walked with a Zombie, 1943

Reginald Le Borg, The Mummy’s Ghost, 1944
Freddie Francis, Dracula Has Risen from the Grave, 1968

Observad la diferencia entre un desmayo ortodoxo y otro que no lo es: 

Edgar G. Ulmer, The Black Cat, 1934

Christy Cabane,  The Mummy's Hand, 1940

Pero hay algo peor que las piernas rígidas de la desfallecida en brazos de la momia, y es el poco estilo con que este señor acarrea a la suya, como si fuera un saco de patatas:

Robert Wiene, Das Cabinet des Dr. Caligari, 1920
No cabe duda: tanto el desmayo como el traslado de desmayados es un arte que no todos dominan.

El caso es que, después de ver todo este muestrario de desvanecidas, no podemos evitar preguntarnos: ¿pero es que los caballeros no se desmayan? 

Espero vuestras opiniones.






11 comentarios:

  1. Los hombres también se desmayan, pero no dejan que los veamos. Al igual que lloran, pero no quieren hacerlo públicamente, o al menos en su entorno. Al hombre, y "pobrecito", siempre le toca ser el "fuerte". Bueno también será por que él así lo quiere. No sé quien determinó que los hombres tenían que salir a cazar dinosaurios y las mujeres a cuidar y "fregar la cueva". Pero no nos pongamos en plan "feminista". Igual las mujeres tienen mas "gracia" al hacerlo..

    ResponderEliminar
  2. Voy a echar más leña al fuego. Hace poco, una revista publicó un reportaje sobre moda que suscitó bastante polémica: en él, las modelos aparecían inconscientes entre montones de basura. Una de las modelos adoptaba exactamente la misma pose que aparece en las imágenes que he puesto en la entrada.

    ResponderEliminar
  3. Añado algo más, en otra dirección: Patroclo sostenido por Aquiles, Cristo muerto en brazos de su madre. Y algo que me fascina: la figura del φορος (foros), el que lleva, el portador. San Cristobalón (Christóforos) y el niño; Eneas cargando con su padre, Anquises, para salvarlo tras la guerra de Troya. No me hagáis caso: son temas que me atraen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale, note hacemos caso...
      De todos personajes que indicas, sólo veo a Cristo desmayado ( muerto) en la postura artística, el resto, si desmayados, pero portados al hombro ( al menos lo que he visto).

      Eliminar
    2. En el caso de Eneas y Anquises, sí, porque Eneas lleva a hombros a su padre, del mismo modo que San Cristóbal lleva al niño. En el caso de Patroclo y Aquiles, hay muchísimos ejemplos en los que el esquema es el mismo de la Pietà. La verdad es que he conjugado dos temas: uno, el cuerpo desvanecido o muerto; el otro, el cuerpo que es sostenido o transportado por otra persona. En el caso de Anquises, además, no está desvanecido ni muerto, pero lo cito por el hecho de ser transportado.

      Eliminar
  4. Voy a contar una casualidad curiosa que no tiene que ver con desmayos pero sí con "La pesadilla" de Füssli.
    Estoy leyendo "Ofrenda a la tormenta" de Dolores Redondo. Hay un mito, un diablo espantoso llamado Inguma aquí, otra cosa allá, tan antiguo o más que los sumerios y que se lleva la vida de los niños sentándose en su pecho y chupando su aliento. También lo hace con los adultos.y el ejemplo que ponen en un párrafo de la novela es este cuadro.
    Ha sido verlo y pensar de todo. Ya no lo puedo ver como un desmayo simple y llano, aunque la joven que padece la pesadilla tiene una pose de lo más deliciosa.
    Estoy de acuerdo en que un desmayo con gracia no es fácil de conseguir y no hay que olvidar esas túnicas vaporosas, las melenas espesas que caen con mucho arte y que se engrandece cuando el portador de la desmayada lo hace con agilidad y donaire.
    Pero estos desmayos tan artísticos normalmente no son tal. Las víctimas están a las puertas de la muerte y sólo sobreviven al final (y no todas) tras una lucha trepidante con el malvado de turno. Eso sí, da gusto verlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagínate a alguien a punto de desmayarse y diciendo: "ay, espera que me cepille la melena y me ponga una túnica vaporosa...". Me ha hecho mucha gracia todo tu comentario, Harry, con eso del portador lleno de agilidad y donaire y, sobre todo, el final: "Las víctimas están a las puertas de la muerte y sólo sobreviven al final (y no todas) tras una lucha trepidante con el malvado de turno. Eso sí, da gusto verlos". Me recuerda a mi madre después de ver una película de terror o de crímenes espeluznantes: "ay, cuánto he sufrido, qué bien me lo he pasado" ;)

      Eliminar
  5. Sacar un cuerpo extraño de la córnea de un caballero entre 18 y 30 años es un pasaporte al desmayo inmediato. No sé por qué, pero son muy impresionables y lábiles. ¡Pobrecitos! lo tengo largamente comprobado. No es muy glamoroso el ejemplo pero es infalible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque no sea un caballero ni tenga entre 18 y 30 años, creo que también me desmayaría en una situación así. De forma poco estética, nada que ver con los ejemplos que hemos visto.

      Eliminar
  6. Veronica Carlson parece recia, pero no me la imagino a ella ni a Barbara Ewing llevando en brazos a un Christopheer Lee desmayado... ni siquiera teniendo objetos extraños en las córneas. Carmen, estoy seguro de que el Sr. Lee no estaría tranquilo, tendría tensos los músculos de las extremidades y no quedaría cinematográficamente bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que veo más difícil es lo de la melenita de Christopher Lee.

      Eliminar