viernes, 14 de noviembre de 2014

Una alegre jornada campestre




No se sabe muy bien si este cuadro, titulado Pastoral o Concierto campestre, fue pintado por Giorgione o por Tiziano. Pero no quiero preguntaros acerca de las atribuciones, sino sobre la imagen representada.

Giorgione o Tiziano, Concierto campestre, Museo del Louvre, París, c. 1510

¿Qué vemos en ella? A un par de caballeros correctamente vestidos –un caballero que tañe un laúd y un pastor de revuelta cabellera- y a dos señoras desnudas, ocupada una de ellas en tocar la flauta y, la otra, en verter agua en una fuente. La escena, que se desarrolla en el campo, ha sido interpretada de formas muy distintas.

Mi pregunta es: ¿recordáis un famoso cuadro del siglo XIX que evoca una imagen semejante a esta? 

***

Una vez más, vuestras respuestas han sido acertadas:

Edouard Manet, Almuerzo sobre la hierba, Museo de Orsay, París, 1863
La inspiración general en el Concierto campestre es clara. Pero mirad también este grabado de Marcantonio Raimondi, datado hacia 1515 o 1516, sobre una pintura desaparecida de Rafael: El juicio de Paris.


Es interesante ver cómo los artistas, en el curso de los siglos y a través de sus obras, estrechan sus manos.



14 comentarios:

  1. Parece el mismo motivo del cuadro de Manet, La comida en la hierba ¿me equivoco?

    ResponderEliminar
  2. Si no lo hubiese dicho Detrásdelaestantería no lo habría reconocido.

    ResponderEliminar
  3. Creo que Detrásdelaestantería tiene razón. A mi me lo ha recordado porque las poses de las señoras son iguales o muy similares y en ambos ellos están vestidos.

    ResponderEliminar
  4. Aquí vuelvo con mis ocurrencias.
    Supongo que no es heterodoxo, pero creo que la evolución no es sólo una cuestión natural y/o biológica. Todo va cambiando en relación a algo anterior. No por ello le quita genialidad al artista, pues hay que ser un genio para poder verlo, pero el arte actual no existiría sin el anterior, y no sólo por versionar temas anteriores conocidos, si no, también, por referencias.

    Es que soy una admiradora de Darwin y Wallace, jejeje, como os habreis dado cuenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Relaciones, recreaciones, evocaciones, transformaciones, artistas que aparentemente desaparecen del mapa y, siglos después, son rescatados... El término "evolución" lo matizaría mucho, porque incita a pensar que lo posterior está más desarrollado, más perfeccionado que lo anterior... y ni en arte ni en literatura es así.

      Mi vena fabuladora se pone de nuevo en acción -algunos de vosotros ya me conocéis y no os sorprende-: ¿os imagináis a un artista que se nutra de obras del futuro, obras que aún no han sido realizadas? Y no hablo de ciencia ficción, no. Aunque tampoco tengo muy claro de qué hablo ;) ¿De artistas visionarios, quizá? Los ha habido, los hay. Siempre interesantes.

      Eliminar
  5. Vaya, vaya. ¿Dónde quedó tu escepticismo? Me has recordado El Retrato de Jennie (William Dieterle, 1948. Jennifer Jones y Joseph Cotten). Te diré una cosa: las obras para teclado de J.S.Bach estaban "inspiradas" en la música de Jazz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. Una noche, Bach entró en un club de jazz y quedó fascinado por la música. Si no fueses tan escéptico (¡te devuelvo la pelota!) aceptarías las divertidas posibilidades que ofrecen los universos paralelos ;)
      Aparte: qué buena, El retrato de Jennie.

      Eliminar
    2. Para castigarte te mandaré un relato incompleto ad hoc.

      Eliminar