martes, 17 de noviembre de 2015

Escalera al cielo





¿Quién no ha oído hablar de esa dama que fue a comprar una escalera al cielo? A mí me la presentó mi hermano mayor, que era quien, durante mi infancia y adolescencia, me hacía llegar la música de grupos como Velvet Underground, Rolling Stones, Deep Purple, Led Zeppelin y otros. Sus gustos musicales tan definidos, que me contagió, sumados a los míos, que ya entonces eran, como lo son hoy, muy variados, obligaron a mis padres a fugarse de casa cuando yo era adolescente. En serio: se mudaron fuera de la ciudad para vivir tranquilos, a salvo de nuestras músicas. Solo nos veían, con cierta resignación por su parte, durante los fines de semana. Imagino que mi hermano y yo debíamos de ser musicalmente insoportables. No, ahora que lo pienso, no solo musicalmente.

Lou Reed
El caso es que hoy me apetece elevar una escalera al cielo, como hizo el artista chino Cai Guo-Qiang. Aunque, de inmediato, los travesaños se disipen en el aire.

Cai Guo-Qiang, Escalera al cielo


Led Zeppelin, cómo no; Stairway to Heaven por supuesto: una de las canciones más famosas del rock, más discutidas en cuanto a su letra, y con el apabullante solo de guitarra de Jimmy Page. No me extraña que mis pobres padres huyeran de casa. 

Led Zeppelin
Sabéis que la canción fue compuesta por Page y por el cantante del grupo, Robert Plant. Page nos cuenta que la idea nació en Bron-Yr-Aur (Colina de oro), una vieja cabaña galesa.  La canción se compuso en Headley Grange, en Hampshire.

Bron-Yr-Aur, Gwynedd

Bron-Yr-Aur

Headley Grange, Hampshire
Llovieron sobre ella acusaciones de satanismo, algo tan habitual en el mundo del rock –me refiero a las acusaciones, no al supuesto satanismo- que, al margen de las aficiones un tanto raritas de Jimmy Page, no vale la pena detenerse en ello. Pero sí en la letra de la canción, que muchos de vosotros conoceréis y podréis cantar de memoria con Robert Plant. Me gustaría que vieseis este vídeo, subtitulado en inglés y en español, grabado durante la actuación del grupo en Madison Square Garden en 1973:



La dama blanca, la reina de mayo, el flautista, los bosques en los que resuenan las risas… Todo, en la canción, alude al folclore celta: una de las fuentes que, se dice, utilizaron Plant y Page fue el libro de Lewis Spence Magic Arts in Celtic Britain. El mundo feérico hunde sus raíces en la naturaleza y, como ella, es a menudo cruel, a veces es siniestro, pero siempre goza, como en el caso de esta canción, de una deslumbrante oscuridad.

Odilon Redon, Druidesa, colección particular, 1893
Las referencias folclóricas también abundan en la Biblia, sobre todo en el Génesis. La historia de Jacob nos ofrece ejemplos tan interesantes como el de su pelea con un ángel, y la escalera al cielo que vio en sueños. No, esta escalera no tiene nada que ver con la de la canción de Led Zeppelin, dicen. ¿Ah, no? ¿Acaso son tantas las escaleras que conducen al cielo? 

William Blake, El sueño de Jacob, British Museum, Londres, 1805 c.
Por cierto, una vez soñé con esa escalera pero, en vez de ver ángeles que, como en el sueño de Jacob, subían y bajaban por ella como en un musical hollywoodiense, subí yo, nada angelical y como siempre curiosa, y después descendí muerta de risa, mientras pensaba que, a juzgar por nuestra breve conversación, Dios tenía mucha retranca. Se ve que la teología no es lo mío. Pero volvamos a la escalera. 

Escalera de Jacob, catacumba de Vía Latina, Roma, ss. III-IV

Alexander Ivanov, El sueño de Jacob
Jacob se durmió con la cabeza apoyada en una piedra y tuvo un sueño. La escalera, los ángeles ajetreados, la voz de Dios. Al despertar, pensó, con terror y asombro, que ese lugar era la casa de Dios, y lo llamó Betel. Era también la puerta del cielo.

Albert Houthuesen, La escalera de Jacob

Augustus Lunn, El sueño de Jacob
La escalera, la puerta del cielo. Sabemos de lo que estamos hablando, ¿verdad? ¿Qué es una escalera? ¿Qué es una puerta? 

Georgia O’Keffe, Escalera al cielo

Marc Chagall, El sueño de Jacob
Una escalera que sube al cielo, como la que compra la dama blanca aunque las tiendas estén cerradas, es un árbol, es una cuerda, es un cuerpo humano erguido. Del mismo modo que asciende, nos abisma, en su descenso, en los infiernos. Porque para eso sirven las escaleras: para unir los mundos. Como las puertas. 

Gustave Doré, Estudio para El sueño de Jacob

Marc Chagall, El sueño de Jacob, 1954
Esta escalera es la misma que crece en cuentos y leyendas: la mata de habichuelas mágicas que permite a Jack trepar al cielo para robar al gigante sus tesoros, la cuerda que en algunas leyendas americanas conduce también al cielo, la escalera de la dama blanca y las que aparecen en otros tipos iconográficos religiosos, aparte de la historia de Jacob. 

Jack y las habichuelas mágicas

Ilustración para La escalera del divino ascenso, de Juan Clímaco

Icono de Juan Clímaco
Decidme: ¿son ángeles o hadas las criaturas que vemos en estas imágenes?

Michael Willmann, La escalera de Jacob, 1691

Frans Francken el Joven, El sueño de Jacob, Museo de Santa Cruz, Toledo
Otro de los muchos aspectos curiosos que existen en la historia de Jacob, y que también entronca con el mundo folclórico, es cuando se dedica a luchar a brazo partido con un ángel que, en realidad, es Dios. Si ya la noche en la que soñó con la escalera fue movidita, imaginaos esta.

Alexander Ivanov, Jacob lucha contra el ángel

Paul Gauguin, La visión después del sermón, National Gallery of Scotland, Edimburgo, 1888
“Déjame, porque raya el alba”, dice el ángel. “No te suelto hasta que no me hayas bendecido”, responde Jacob, porfiado. El ángel suspira con resignación y cede. A raíz de ese lance, a Jacob le quedó cierta cojera: no es fácil salir ileso de ese tipo de combates.

Odilon Redon, Jacob lucha contra el ángel, colección particular, 1905 c.

Maurice Denis, Jacob lucha con el angel, colección particular, 1893  c.

Marc Chagall, Estudio para la lucha entre Jacob y el ángel

Marc Chagall, La lucha entre Jacob y el ángel
Recapitulemos: escalera, cuerdas, puertas de comunicación entre los mundos. ¿De qué pensáis que hablo en esta entrada? ¿De rock duro? ¿De folclore? ¿De esoterismo, aunque sea un tema que me resulta ajeno? ¿De la Biblia? ¿De hadas? ¿De ángeles?

Joan Miró, Perro ladrando a la luna, Philadelphia Museum of Art, Gallatin Collection, Filadelfia, 1926
¿Quién lo adivina?

René Magritte, La traición de las imágenes, Los Angeles County Museum of Art (LACMA), 1928-29
“Y en los bosques se escuchará el eco de las risas”.


Paul Cézanne, En el bosque, colección particular, 1897-98

¿Alguien recuerda la risa?, pregunta Robert Plant. Y yo lo pregunto con él.


***

Hay preguntas que admiten muchas respuestas distintas y la que os hice sobre este texto es una de ellas. Habéis hecho propuestas muy interesantes y todas son acertadas. Yo terminé preguntando si alguien recordaba la risa: es posible que ahora, al leer mi respuesta, os echéis a reír. Me alegraría.
Cuando escribí esta entrada pensaba en... la física cuántica.
 

 

Vale, ¿ya habéis terminado de reíros? No me miréis así: lo digo en serio. Pensaba en la proximidad entre algunas de las teorías cuánticas y todo este acervo mitológico, religioso, legendario, folclórico, con sus cuerdas, escaleras, universos paralelos, puertas dimensionales y tantos otros elementos coincidentes. No, no afirmo nada, quién soy yo, desde mi ignorancia, para afirmar: solo digo que me llaman la atención esos puntos en común y que ese es el tema de esta entrada, aunque lo haya planteado como acertijo.


 Ilustración para De Luce, de Robert Grosseteste, 1220-35 c.

Y ahora, que se escuche en los bosques el eco de nuestras risas.
 
 

  

43 comentarios:

  1. Tu escalera lleva a muchos lugares. Gracias.
    Te sonrío con el Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A tantos como podamos soñar? Gracias, DesdMiVentana H. Un abrazo.

      Eliminar
    2. ... a tantos estimada Carmen.
      Q tengas un excelente día y q gran parte de tus sueños se cumplan ( soy consciente de q no todos llegan).
      Te sonrío con el Alma.

      Eliminar
  2. Me prestas tu escalera para llegar al infinito y más allá, querida Carmen?. Magnífico post, como siempre. Un abrazo, guapísima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se la pediremos a la dama blanca: seguro que nos la presta. ¡Imagínate qué fotografías podrías hacer desde allá arriba, Elisenda! Un abrazo, hermosa dama

      Eliminar
  3. Desconocía la existencia de tantas escaleras, tantos artistas interesados en la historia de Jacob, recalcitrantes. Por ahí hay un pozo lleno de escaleras y conocimiento. El azul de Cai Guo-Qiang, precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia de Jacob es muy curiosa. Bueno, el Génesis está lleno de historias muy ricas, ¿verdad? Plásticamente, también ofrece temas interesantísimos para los artistas.
      También a mí me gustó mucho el azul de Cai Guo-Qiang.
      Un abrazo, Galefod.

      Eliminar
  4. Precioso todo !!!! Me encantó lo que escribiste, la historia que no la conocía y esa bendita escalera al cielo. Te mando abrazos y muchos cariños !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, siempre hablan de que la escalera conduce al cielo, pero yo creo que, a lo mejor, lleva a muchos más sitios o a muchos más cielos, no lo sé. Gracias, Ana. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Buenos días, estupendo como siempre carmen, ¿hablas de escaleras, escalera? perdón, me despistó eso, ¿una pipa? jaja qué bueno me encantó. Qué facilidad para sacar post nuevos y yo llevo dos semanas liada con mi historia. Mis limitaciones ;)) Es un gusto leerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Escalera? ¿Qué escalera? ;)
      ¿Una pipa? ¡Pero si Magritte escribió que eso no era una pipa! ;)
      Muchas gracias, Joseme. Este abrazo sí que es un abrazo.

      Eliminar
  6. Escalera al cielo, tocar el cielo, el cielo en una estancia...incluso el cielo puede esperar. Hasta los agnósticos echamos de menos el cielo, porque se ha convertido en metáfora de lo que más se desea: un viaje maravilloso, un amor perdido, un encuentro deseado. Cada uno que escoja. No hay una sola respuesta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Habrá cielos impacientes? Corre, corre, ahí te mando una escalera: sube, rápido, que me voy, que nos vamos... Vaya, ya empiezo, ya se me dispara la imaginación y pongo a hablar al cielo. Qué caso.
      Gracias, Manuel. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Escaleras y cuerdas que unan civilizaciones y pipa que no es una pipa sino un dibujo de una pipa (¿de la paz? ¡ojalá!). No sé, Carmen, nos haces pensar, pero yo es eso lo que me ha venido a la cabeza.
    Un beso
    Pd: Ya os vale, a ti y a tu hermano ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una bonita idea. Ojalá. "Imagina que no hay cielo", canta Lennon. Y todo lo que sigue en la canción.
      Gracias, Chelo. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Nos lo has puesto difícil, Carmen. ¿De qué hablas? Pues de algo sublime, algo tal vez deseado y nunca conseguido, como dice Manuel. En estos momentos que vivimos (o en los que somos conscientes de lo que vivimos a diario aunque se haya tenido que materializar en europeos cristianos y blancos como nosotros para que sintamos con toda su crudeza lo que viven otros a diario), tal vez ese cielo que hay al final de la escalera sea el entendimiento, la tolerancia, el vive y deja vivir que tanto nos faltan. O es que yo estoy muy obsesionada y hablas de algo totalmente distinto.
    Ya nos dirás y lo sabremos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría ser. Como dice Manuel, no hay una sola respuesta. Ahora mismo recordaba con Chelo a Lennon. "Imagine" y "Stairway to heaven" coinciden en cosas como esta:

      "Puedes decir que soy un soñador,
      pero no soy el único.
      Espero que algún día te unas a nosotros,
      y el mundo será uno solo"

      (Imagine)

      "El flautista te llama para
      que te unas a él".
      "Cuando todo sea uno y uno sea todo".

      (Stairway to heaven)

      Ojalá. Pero, fíjate, hoy es a mí a quien roza el escepticismo.
      Gracias, Rosa. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Ha sido una maravilla leerte, como siempre.
    ¿De qué habla?. De una utopía, quizás... De la felicidad ; de las respuestas a todo; de encontrarse a uno mismo; de los contrarios; de la plenitud...
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué cerquita de lo que danzaba en mi mente cuando escribí este texto, Eva. Al leerte, se me acaba de ocurrir esto: ¿te imaginas que la respuesta fuese que no había pregunta? ¡Ah, entonces sí que se reirían bien fuerte los bosques y todos sus habitantes!
      Gracias y un abrazo, Eva.

      Eliminar
  10. Para mí, el mayor enigma está en la causa de tu risa. ¿Te echaron educadamente? ¿No les gustaba el rock en esas latitudes? ¿O altitudes? ¿Todos los progenitores del cielo huyeron despavoridos?
    Tengo otras dudas, pero creo que te las consultaré en la red.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Del cielo? ¿De mi casa? No me echaron de ninguno de los dos sitios: me fui yo. La causa de mi risa fue el diálogo tan tonto que mantuve en el sueño con Dios, quien, por cierto, era un señor de lo más normal del mundo, hecho a nuestra imagen y semejanza, claro. Y con retranca.
      Gracias, Daniel. Un abrazo.

      Eliminar
  11. ¡¡¡¡Ohhhh,L.Z.!!!!!! aunque no es mi canción preferida de ellos, es preciosa. No conocía la historia ni la de la gran mayoría de escaleras, pero puestos a suponer, supongo que hablas de religión=folclore que en sus orígenes estaban tan cerca que, a veces, se solapan, y el resto es parte de la evolución.
    Religión, mitología, folcore, rock, arte,... todos, cada uno con su estilo y sin menospreciar a nadie, cuentan historias. Historias sobre el ser humano y como supone que empezó todo. El resto es imaginación.

    GRACIAS Carmen, también yo le debo algo a mi hermano en el tema rockero, y también sumé a mis propios gustos. Eso sí, mis padres nunca emigraron, pero supongo que no por falta de ganas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mitología, religión, folclore, sí. Los puntos en común entre ellos, los puntos en común con...
      Ya veréis cómo me matáis varias veces seguidas cuando complete los puntos suspensivos. Me parece ver vuestras caras y oíros: "¡Caaaaarmen!". Bueno, no importa, huiré por la primera escalera que encuentre ;)
      Gracias, Harry. Un abrazo.

      Eliminar
  12. ¿Qué de qué hablas? No tengo idea, me has hecho pensar, y he llegado a una conclusión que a lo mejor te parece un poco tonta (o propia de "carne de diván") Mi impresión es que esa escalera representa el crecimiento espiritual, de acercarse a tu auténtica esencia, a aquellos que nos hace "mágicos" o en lo que se puede ver la mano de un supuesto Dios. Da igual si me he acercado o no, ha sido un placer leer tu entrada porque conjugas arte con prosa poética, salpicándolo todo de sentido del humor. Apabullante. Un beso enorme y gracias por el buen rato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una interpretación adecuada, Chari. Tratándose de mí, ya puedes imaginar que mi propuesta es más loca ;)
      Muchísimas gracias, guapa. Un abrazo.

      Eliminar
  13. muy interesante tu blog y te lo acabo de leerte y me impresiono carmen
    muchas felicidades

    ResponderEliminar
  14. Hablas de buen gusto, directamente. Me gusta la música, la historia de Jacob, las hadas, los ángeles y ni te digo los cuadros de Chagall.
    Como de costumbre es una maravilla leerte.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Marigem. Un abrazo de buenos días, amiga.

      Eliminar
  15. Que entrada tan original y educativa Carmen!!
    Entré a leerte hoy porque el título me llamó, esa canción de Led Zeppelin es una de mis favoritas, después he descubierto que hay muchas historias de la escalera y me ha fascinado leerte.

    De que hablas?? He supuesto que de la dualidad. En todo está el bien y el mal, lo contrario y lo opuesto, arriba y abajo.

    Un placer Carmen.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La dualidad entra en la letra de la canción, con sus dos caminos, y en todo lo que indicas, Mila. Aunque pienso que, tal vez, sea un modo de expresar la multiplicidad. Un fuerte abrazo, Mila.

      Eliminar
  16. La canción podría haberse llamado: escalera que se bifurca al cielo.

    Buen blog, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy borgiano. A lo mejor se bifurca muchas veces, hasta trazar un laberinto. Gracias, Julio David. Un abrazo.

      Eliminar
  17. Cualquier cosa de la que tú nos hables se convierte en puro deleite, Carmen. Nos cuentas, nos preguntas, nos muestras, aguijoneas nuestra curiosidad y siempre nos haces pensar. No ha sido diferente en esta ocasión, me ha encantado tu post!!

    Un beso enrome y feliz jueves :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque leéis con buenos ojos, con ojos amigos, Julia.
      Tú nos deleitas con tus textos. Por cierto, no sé si te has dado cuenta de que van no de menos a más, porque nunca han sido "menos", sino de más a más. Quería decírtelo desde hace un tiempo.
      Gracias y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  18. Llámame vaga pero yo para subir al cielo prefiero volar antes que utilizar una escalera.
    Preciosa entrada y completísima, no tenía ni idea de que hubiera tantas representaciones, musicales y pictóricas, sobre las escaleras al cielo.
    Un abrazo, Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, qué te voy a llamar vaga, si no hay nada mejor que subir volando. ¿Te imaginas las acrobacias que podríamos hacer en el aire?
      Muchísimas gracias, Kirke voladora. Un abrazo.

      Eliminar
  19. Excelente texto, además qué bien documentado. Hay una canción popular que dice; "Para subir al cielo se necesita una escalera grande y otra chiquita", como la risa que asciende y se contagia. Saludos y gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí! No te creas, María, que además de cantar la de Led Zeppelin anduve cantando también la canción que dices. Me encanta la imagen de esa risa que asciende y se contagia. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  20. Hola Carmen!

    Me gusto todo este entramado de cosas que conducen a algún lugar deseado o no, pero que son un medio de escape, precisamente de eso entiendo que hablas, de "Escape", el de tus padres, el de ustedes y de todos a través de la música, escaleras, puertas, cuerdas, sueños, etc., escapar de esta vida tormentosa en busca de la verdad interior.

    Un placer leer tu post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escapar, pero también volver, resistir, transformar, transformarse... Puede ser. Es una propuesta interesante, I. Harolina. Muchísimas gracias. Un abrazo.

      Eliminar
  21. Hola Carmen! Saludos! Como Amante del Arte y como Rockero, estoy muy agradecido con vos. Tu Articulo me gusto muchisimo. Excelente! Felicitaciones! Consignaste en tu Articulo una abundante cantidad de datos e imagenes que desconocia. Admiro tu Inteligente Sentido del Humor; tambien por eso, Felicitaciones! Confieso que la Biblia, sin desconocer que es un Gran Libro, la he leido poco. Comparto tu apreciacion cuando decis que el Genesis, plasticamente, ofrece a los Artistas una Rica Fuente de Inspiracion. Por mi parte, siempre he pensado eso del Apocalipsis, es muy Surrealista. Vos sos la Dama Blanca, una Majestuosa Figura que Guia a los extraviados en la maraña de la desinformacion. Led Zeppelin, es una de mis Bandas Clasicas de Rock favoritas. La Escalera al Cielo, si, es cierto, es un Enlace entre dos mundos. Posiblemente sea la analogia de una Travesia Iniciatica, ergo, implica pruebas a superar, y posiblemente, este diseñadaa en forma de espiral, o es, como ingeniosamente lo anotas, una Ruta Laberintica, a lo Borges. Se me acabo la carreta, por ahora. Te reitero mis Felicitaciones. Nos videamos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es como dices: el Apocalipsis también proporciona muchísimas imágenes, ¡y qué imágenes! Los Beatos de los siglos X y XI, por ejemplo, muestran una imaginación y una belleza abrumadoras:
      http://fr.academic.ru/pictures/frwiki/66/B_Facundus_186v.jpg
      Enlace entre dos mundos, apuntas. Sí, sin duda, eso es.
      Me he reído mucho con lo de la dama blanca, Julián. ¡Soy una criatura perdida en el bosque! Pero recuerdo la risa.
      Muchísimas gracias y un abrazo.

      Eliminar