domingo, 14 de junio de 2015

James Abbott McNeill Whistler, el dandi escandaloso





¿Escandaloso? Bueno, en realidad, quién sabe. Son historias que se cuentan sin que podamos discernir su certeza. Aunque hay muchas y sabrosas, solo os cuento una: la que le relaciona con el pintor Walter Richard Sickert, que durante un tiempo fue su asistente y de quien se dijo que era Jack el Destripador. Bueno, uno de tantos, puesto que hubo más Jacks los Destripadores que grandes duquesas Anastasias. Sea como sea, la fama –la mala fama- de James Abbott McNeill Whistler no consiguió quebrar la severa apostura de su madre, aunque sí hizo que frunciese el ceño. 

James Abbott McNeill Whistler, Composición en gris y negro nº1. Retrato de la madre del artista, Musée d’Orsay, París, 1871

Todos conocemos ese magnífico retrato, ¿verdad? También hemos visto en alguna ocasión las escenas nocturnas y brumosas de Whistler y los estallidos de los fuegos artificiales:

James Abbott McNeill Whistler, Nocturno. Amsterdam, 1883-84

James Abbott McNeill Whistler, Nocturno en negro y oro. Cohete cayendo, Detroit Institute of Arts, 1875 c.

Esta última obra enfureció al crítico John Ruskin, quien afirmó que el cuadro de Whistler era como “arrojar un bote de pintura en la cara del público”. A nuestro dandi tendría que haberle encantado el comentario, pero, en vez de regocijarse en él, demandó a Ruskin. No fue una buena idea: aunque ganó el juicio, Ruskin solo tuvo que abonarle un penique por daños y perjuicios, mientras que Whistler se enfrentó, no sin dificultades, con cuantiosos gastos legales. El artista hubiese hecho mejor yéndose a la playa o permaneciendo en su estudio, en lugar de meterse en esos líos.


James Abbott McNeill Whistler,  La playa de Selsey Bill, New Britain Museum of American Art, Harriet Russell Stanley Fund, 1865 c.


James Abbott McNeill Whistler, Battersea, Hunterian Museum and Art Gallery, Glasgow, 1863 c.

James Abbott McNeill Whistler, Whistler en su estudio, Art Institute of Chicago, 1856 c.

¿Os habéis fijado en algunos de los títulos? Composición en gris y negro nº1, Nocturno en verde y oro, Nocturno en negro y oro. Son títulos muy habituales en la pintura contemporánea, pero no en las fechas en las que Whistler los utilizó. También emplea, a menudo, términos musicales como “armonía”, “sinfonía” y “variaciones”. ¿Qué os parece si escuchamos con los ojos un par de sinfonías?

James Abbott McNeill Whistler, Sinfonía en blanco y rojo, Freer Gallery of Art, Washington D.C., 1868

James Abbott McNeill Whistler, Sinfonía en blanco. Tres muchachas, Freer Gallery of Art, Washington D.C., 1868


También podemos decantarnos por variaciones como esta:

James Abbott McNeill Whistler, Variaciones en azul y verde, Freer Gallery of Art, Washington D.C., 1868

Lo importante es que no falte la armonía:


James Abbott McNeill Whistler, Armonía color carne y rojo, Museum of Fine Arts, Boston, 1869 c.


James Abbott McNeill Whistler, Armonía en azul. El dueto, 1878

¿Os puedo hacer una pequeña trampa? Mirad estas tres obras:

James Abbott McNeill Whistler, Aubrey House, 1873-74

James Abbott McNeill Whistler, Aubrey House, 1873-74

James Abbott McNeill Whistler, Aubrey House, 1873-74

¿No os sorprende su modernidad? Aquí se compara la primera de estas tres obras con otra de Marc Rothko datada entre 1950-52:


Se trata, en realidad, de tres diseños de Whistler para la decoración de la casa de uno de sus clientes. El artista realizó otros trabajos decorativos, como esta Sala del Pavo Real diseñada para una vivienda de Kensington (Londres) y conservada, en la actualidad, en Washington DC.

James Abbott McNeill Whistler, The Peacock Room (Sala del Pavo Real), Freer Gallery of Art, Washington DC, 1876-77

Ya habréis advertido la influencia de las estampas japonesas en la obra de Whistler. El tratamiento de los vacíos, la disposición espacial, la sutil gradación de tonos y la composición de muchas de sus obras evocan el Ukiyo-e o “mundo flotante” del arte japonés.


James Abbott McNeill Whistler, Variaciones en lila y verde, Musée d’Orsay, París, 1871

James Abbott McNeill Whistler, Escena de playa, colección particular, 1885-86

James Abbott McNeill Whistler, Capricho en púrpura y oro, Freer Gallery of Art, Washington DC, 1864

Whistler sintió una enorme admiración por Velázquez y Rembrandt, algo que se refleja, sobre todo, en muchos de los excelentes retratos y autorretratos que pintó.

Diego de Silva Velázquez, Pablo de Valladolid, Museo del Prado, Madrid, 1636-37

James Abbott McNeill Whistler, Castaño y oro. Autorretrato, Hunterian Museum and Art Gallery, Glasgow, 1895-1900

Aquí vemos un autorretrato muy “rembrandtiano” de Whistler:



James Abbott McNeill Whistler, Composición en gris. Autorretrato, Detroit Institute of Arts, 1872 c.

A veces, nos sorprende una figura surgida de la obra de Watteau que, de pronto, irrumpe en el universo pictórico de Whistler:

Jean-Antoine Watteau (1684-1721), Dibujo

James Abbott McNeill Whistler, El vestido azul, Freer Gallery of Art, Washington DC, 1871

¿Se nota que Claude Monet conoció la obra de Whistler, cuyo estudio londinense probablemente visitó en los años setenta?


James Abbott McNeill Whistler, Nocturno. Puente de Battersea, Freer Gallery of Art, Washington DC, 1872

Llama la atención la versatilidad de Whistler, su modernidad y la acertada conjunción, en su obra, de las más diversas influencias y tendencias.

James Abbott McNeill Whistler, La pequeña rosa de Lyme Regis, Museum of Fine Arts, Boston, 1895

James Abbott McNeill Whistler, Rojo y rosa. Pequeño Mefisto, Freer Gallery of Art, Washington D.C., 1884


No cabe duda de que nuestro escandaloso dandi fue un gran artista. 

William Merritt Chase, Retrato de James Abbott McNeill Whistler, Metropolitan Museum of Art, Nueva York, 1885


  

27 comentarios:

  1. Extraordinario y para mi algo desconocido, gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, María. De Whistler hay obras muy conocidas, como el retrato de su madre, pero muchas otras no lo son tanto y sorprenden.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. ¿Ves? Me gusta mucho más la palabra "dandy" que "dandi", quizás porque estoy más acostumbrada. A todo eso, bonjour le jour, José Juan.

      Eliminar
    2. Se puede decir de las dos formas, cosa que no sabía hasta que he leído este artículo. No para uno de aprender...

      Eliminar
  3. Yo tampoco lo conocía, me ha gustado mucho -Armonia color carne y rojo-.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, coincidimos. Aunque también me gustan otras de las obras, de estilos muy diferentes.

      Eliminar
  4. Es una gozada visitarte!!! Siempre aprendo algo nuevo y disfruto de la maravillosa selección de fantásticas obras que minuciosamente has seleccionado :)
    Un besote y muy feliz domingo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nines, también es un placer que me visites :) Muy feliz domingo también para ti.

      Eliminar
  5. Grande tu capacidad didáctica. Gracias por estas lecciones magistrales (en todos los sentidos).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué miedo, Galefod, lecciones magistrales ;)
      Lo que pasa es que disfruto mucho con el arte, me encanta contar historias y si consigo que os enamoréis de unas determinadas obras o de un artista... ¡me siento feliz!

      Eliminar
  6. Esos tonos, y esa manera de interpretar tan sutil..lo adoro, hace tiempo que lo descubrí, y francamente, me pasa cómo con Nolde, sigue sin influenciarme nada de lo que haya acontecído en su vida. Un artista de los pies a la cabeza. Gracias , Carmen, y buen día para tod@s.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, nuestro amigo James fue solo un tanto calavera, eso no es grave ;)
      Sí, a mí también me atrae su delicadeza, su versatilidad y el modo tan variado y acertado con que aplica los colores y juega con los tonos.

      Eliminar
  7. Un desconocido para mí. Después de ver tu selección me atrevería a decir que fue un artista inestable, como también parece que fue su vida. Un inconformista capaz de pintar desde lo más académico a lo más transgresor. Pero es solo una impresión mía que no debe tomarse en serio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, un inconformista en su arte y en su vida. Un innovador, un hombre que arriesgaba. A mí no me parece inestable en su pintura: toca varios registros, como muchos otros artistas tan bien dotados como él, y encima lo hace bien. En realidad, su fama como "escandaloso" procede tanto de su falta de respeto por los convencionalismos sociales, lo cual es anecdótico y para algunas personas, entre las que me incluyo, positivo, como de su carácter innovador en el arte, que es lo importante.

      Eliminar
  8. Inestabilidad, es un tèrmino que aplicado a las personas no me gusta mucho, no sería mejor decir, personas sensibles..
    Beethoven, Goya, Van Gogh..lo fueron.. y estàn dentro de la categoría de "Grandes Maestros".
    Así, que desde mi punto de vista, "Viva la Sensibilidad".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya... Además de que Whistler no parece entrar en la categoría de "inestable", sea o no adecuada... Nada, Manuel, que te lo refutamos, ja ja. Ah, parece ser que nuestro hombre era un tipo muy brillante, algo bronco, eso sí, pero, Jack el Destripador aparte, la sangre no llegó al río.

      Eliminar
  9. GRACIAS Carmen, por darme a conocer a un artista que conocía pero que desconocía que conocía. ¡Uy que lío con tanto des-conocimiento!
    En serio. Además de ser muy versátil (¡cómo me gusta esta palabra! cada vez más en desuso) y tocar todas las épocas, hasta las que estaban por venir, su gusto por el color es normal en un pintor, y supongo que su gusto por la música tampoco tiene nada de raro. Pero su gusto por mezclarlo todo y lograr obras tan diferentes entre si, tiene mucho mérito y es lo que le hace especial
    Me gusta todo todo; y el que sea un calavera le pone la guinda. No por lo anecdótico, si no porque el ir contra la norma es una manera de evolución en el arte. El mundo es de los que saben ver más allá, ¡ainsss! entre los que no me encuentro.
    GRACIAS de nuevo y FELIZ DOMINGO a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Harry! ¡Otro comentario para enmarcar! "Conocer a un artista que conocía pero que desconocía que conocía": eso, para empezar. ¡Y luego, eso de "tocar todas las épocas, hasta las que estaban por venir!". Vamos, ¿y se te ocurre acabar con que no te encuentras entre "los que saben ver más allá"? ¡Permíteme que me ría!
      Y, eso sí, ¡feliz domingo! :)

      Eliminar
  10. La "Escena de playa" me sorprende, me gusta.
    Es evidente que es un pintor versátil. Quizá se pasó la vida buscándose, persiguiéndose, intentando encontrar su estilo propio. No tengo ni la menor idea sobre detalles biográficos de este pintor: veo que vosotras lo tildáis rápidamente de calavera. Para algunas es un valor. Para otras, un demérito. A lo mejor, insisto, únicamente buscaba.
    Pero pintar, pintaba bien. ¡Vaya dandi!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, no, eso no. Lo de ser calavera ni es valor ni demérito, tan solo anécdota. Como lo de su inquietante asistente (si buscáis su foto en Google veréis que, realmente, era inquietante), el hecho de compartir amante con Gustave Courbet e incluso su litigio con Ruskin, aunque esto último ya tiene más relación con el arte.
      Lo de buscar, buscar siempre, es lo que caracteriza a un artista. ¿A un artista? No, también a quienes no lo somos y, sin embargo, siempre andamos buscando. ¡Espíritus inquietos, qué le vamos a hacer! Ah, y conste que no soy calavera ni tengo amistad con el Destripador. Al menos, eso creo.

      Eliminar
  11. Gracias por toda la información tan valiosa y hermosa que muestras. me doy cuenta de lo poco que sabía al respecto, y como en todo, ¡¡cuanto se puede aprender.!!! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Mila! Pero, ¿has visto la cara de Walter Richard Sickert? Mira, te la enseño: http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/8/86/Walter_Sickert_photo_by_George_Charles_Beresford_1911_(1).jpg/220px-Walter_Sickert_photo_by_George_Charles_Beresford_1911_(1).jpg
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Cuánto aprendo y cuánto recuerdo cada vez que me asomo por aquí. Muchas gracias por el artículo, Carmen, me ha encantado redescubrir a Whistler, me has señalado detalles acerca de su obra que desconocía y que me hacen valorarlo todavía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Anabelee. Ya sabes que tienes tu rinconcito por aquí, para reencontrarte con todos esos artistas que amamos.

      Eliminar
  13. Muy acertada tu entrada, mostrás comparaciones que uno a veces no tiene en cuenta. Muy interesante y muy bien llevada. Gracias.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me gusta hacer que nos aproximemos a un artista, a unas obras o a unos temas desde distintos ángulos, a veces poco habituales. Un abrazo.

      Eliminar