viernes, 30 de enero de 2015

¿Por qué se enfadaron?




La pregunta de hoy se relaciona con este cuadro de Gustave Courbet, expuesto en el Salón de París de 1850, y que en la actualidad puede contemplarse en el Museo de Orsay:

Gustave Courbet, El entierro en Ornans, Museo de Orsay, París, 1848

Antes de su exhibición parisina, el cuadro, como si fuese una compañía teatral, hizo bolos por provincias. Pero de esto ya hablamos en otra ocasión. El caso es que el cuadro de Courbet irritó a gran parte de la crítica, y no por la gira previa por diversas ciudades francesas, sino por otros motivos. Esta es la pregunta: ¿por qué pensáis que molestó tanto este cuadro?

Os doy algunos datos sobre él.

El título, que muchos conoceréis, es El entierro en Ornans. Courbet lo registró en el Salón como Cuadro de figuras humanas, reseña histórica de un entierro en Ornans.

La pintura representa un entierro –probablemente, el del propio abuelo de Courbet- en el pueblo natal del artista: Ornans. Varios vecinos de Ornans posaron como modelos para el cuadro.
 


Es una obra de gran tamaño: mide 3'15 metros de alto por 6'68 metros de ancho.

El cuadro fue pintado en 1848.

¿Por qué se enfadaron con Courbet? 

Gustave Courbet, Autorretrato (El hombre desesperado), colección particular, 1843-45
***
Como ya apuntó Harry ayer, se enfadaron por una cuestión de dimensiones. El cuadro de gran formato se reservaba para lo que se conocía como el "gran arte", es decir, la pintura de asunto histórico o mitológico. El tema de género empleaba el formato pequeño, entre otras cosas porque se destinaba a la decoración de interiores domésticos, lo cual imponía ya una limitación de tamaño. 

El entierro en Ornans, a pesar de representar un tema privado, como es el entierro de un particular (probablemente, el propio abuelo del artista, fallecido en esa fecha) en un pueblo concreto -Ornans, el pueblo natal de Courbet-, adopta un formato que hace del todo imposible el que la obra se destine a la decoración de una casa privada. El único destino posible para la obra es, por lo tanto, un museo. 

No es difícil imaginarse a los contemporáneos de Courbet preguntándose, con escándalo: "Pero, ¿realmente cree que el entierro de su abuelo nos debería interesar tanto como para ir a contemplarlo al museo?". La respuesta del artista podría ser algo así como: "Sí, porque era mi abuelo, es mi pueblo y, sobre todo... lo he pintado yo. Señores, he aquí un fragmento de realidad".


11 comentarios:

  1. Porque querían que fuese el nuevo Delacroix. Seguro que es por eso.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. No exactamente. Es decir, un poco, sí, pero hay más.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. He hecho trama y he buscado en San Google.
    Parece ser que se enfadaron por que utilizó en formato y técnica un tema insignifcante El entierro de un aldeano, seguramente muy querdido, pues asisitió todo el pueblo, pero alguien desconocido en un lugar dejado de la mano de Dios.
    Algo así, como echar de comer margaritas a los cerdos.
    SI el muerto hubiese sido alguien muy famoso: un rey, un héroe, un militar de renombre, o el tema hubiese sido mitológico, alguna batalla inolvidable..., pero no. Y eso, resulta indignante. Lo suficientemente espantoso para enojar a la crítica y a cualquier entendido; el resto, ni cuentan

    Si he acertado, no entiendo el enfado, por muy entendidos que sean. Pero he visto a gente insultarse por mucho menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que Harry va directa, de cabeza...

      Eliminar
    2. Bueeeeno, es que hice trampa, no trama

      Eliminar
    3. Jajaa, lo importante es aprender, conocer, saber el camino para llegar a la información

      Eliminar
    4. Yo no lo sabía, así que he aprendido algo nuevo.

      Eliminar