miércoles, 12 de agosto de 2015

He abrazado el alba del verano




J'ai embrassé l'aube d'été. ¿Reconocéis este verso? Sí, es Arthur Rimbaud quien escribe estas palabras en sus Illuminations. Philippe Sollers las cita en Liberté du XVIIIème cuando habla de Fragonard, uno de nuestros invitados de hoy.


Jean-Honoré Fragonard, Fiesta campestre, detalle, National Gallery, Washington DC, 1765

¿A vosotros no os pasa eso de despertaros, a veces, con el espíritu de otra época? Abrir los ojos y decir: “huy, qué decimonónico estoy”, o “vaya, esta mañana me siento perdidamente renacentista“. Pues yo me he levantado hoy de lo más dieciochesca. Vamos, como una madame Pompadour de andar por casa.
  

François Boucher, Madame de Pompadour, 1750 c.

Me gusta ese siglo, ya lo he comentado en otras ocasiones, por el abrazo entre las luces y las sombras: abrazo o combate, tanto da, porque también los combatientes se abrazan, a veces, para derribarse, por no hablar de otro tipo de abrazos y combates. Sí, me gusta el siglo XVIII porque ahí está todo: razón y sentimiento, la pasión por la ciencia, el surgimiento de la novela gótica, los grandes avances en los experimentos ópticos, lo sublime y lo pintoresco, los niños salvajes, geometría y naturaleza, lobos gigantescos y filósofos, música, libertinos, brujas, revolucionarios, todo confundido, todo en ebullición. El siglo XVIII.

Jean-Honoré Fragonard, El columpio, detalle, National Gallery, Washington DC, 1765

Este es uno de los temas del juego de hoy: el siglo XVIII, con la insuperable oposición entre el rigor y la austeridad del neoclasicismo y el erotismo y frivolidad del rococó. ¿Oposición? ¿Insuperable? Bueno, no tardaremos en comprobar que estos juicios tan tajantes están fuera de lugar.

Jean-Jacques David, Psique abandonada, detalle, colección particular, 1795 c.

El otro tema es el del fragmento: con qué fuerza atrae lo fragmentario a nuestra sensibilidad moderna –con qué fuerza, también, su apreciación oscila entre la atracción y el rechazo-, y de qué manera fragmentos e intermitencias crean el territorio de lo erótico, como señala Roland Barthes: "es el centelleo el que seduce, o mejor: la puesta en escena de una aparición-desaparición". Es decir, el lugar del deseo. Estoy, no estoy. ¿Me ves? Ya no me ves. Ese es el juego.


Jean-Honoré Fragonard, Las curiosas, 1775 c.

Jean-Honoré Fragonard, Fiesta campestre, detalle, National Gallery, Washington DC, 1765

Jean-Honoré Fragonard, La gallina ciega, detalle, National Gallery, Washington DC, 1765


No, entendedme, el deseo no es nuestro juego de hoy. De lo que se trata, tan solo, es de relacionar los siguientes fragmentos con tres pintores tan distintos como el neoclásico Jean-Jacques David y los rococós François Boucher y Jean-Honoré Fragonard. ¿Difícil? Bueno, un poquito, pero se trata solo de jugar. Alguna imagen está invertida respecto al original, pero he decidido mantenerlas porque tienen mejor resolución que otras.
¿Vamos allá? Para la primera imagen, partimos de una pregunta de Barthes: “¿El lugar más erótico de un cuerpo no es acaso allí donde la vestimenta se abre?”.

1

Las siguientes imágenes del juego carecen de preguntas:

2

3

4

5

6

7
8


9

10

11

12

Siglo XVIII: un mundo lleno de claridad y confusión, de olores, de sensaciones táctiles, visuales, auditivas; un mundo fértil, gozoso, melancólico bajo su alegría; un mundo, un siglo, en el que aún resuena la risa que se apagará en el XIX. El mundo de las fiestas galantes, de los embarques para Citerea, del teatro y la ópera: È aperto a tutti quanti. Viva la libertà!



Jean-Antoine Watteau, Los placeres del amor, Gemäldegalerie de Dresde, 1719


Ahora me voy a pasear con unas amigas, mientras jugáis con las imágenes. Os dejo un poco de música para que os acompañe.

Jean-Honoré Fragonard, Fiesta campestre, detalle, National Gallery, Washington DC, 1765



Me olvidaba: Au réveil il était midi. Al despertar, era mediodía. Sí, también es de Rimbaud. 

 
***

Vamos a comparar los fragmentos que hemos visto con la obra completa, ¿de acuerdo?


1 Jean-Jacques David, La despedida de Telémaco y Eucaris, The J. Paul Getty Museum, Los Ángeles, 1818

2 y 8 Jean-Honoré Fragonard, La lectora, National Gallery, Washington DC, 1770-76 c.

3  Jean-Honoré Fragonard, El progreso del amor, 1773

4 François Boucher, Mujer dormida

5 Jean-Honoré Fragonard, El beso robado, Hermitage, San Petersburgo, 1788-90 c.

6 Jean-Jacques David, Helena y Paris, Musée du Louvre, París, 1788

7 François Boucher, Los zapatos, Art Gallery of Ontario, 1768

9 François Boucher, La toilette de Venus, Metropolitan Museum of Art, New York 1751

10 Jean-Jacques David, La coronación de Napoleón¸ Musée du Louvre, París, 1805-07

11 François Boucher, Dafnis y Cloe, Wallace Collection, Londres, 1743

12 Jean-Honoré Fragonard y Marguerite Gérard, El gato de angora, Bernheimer Fine Old Masters Kunsthandel, Munich, 1780 c.



 

32 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo con estos diociochescos, Barthes. En esos fragmentos de las obras a los que se te van los ojos, donde se abre la vestimenta, o ese reflejo, esa acumulación de colores...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo que sugiere, lo que deja adivinar...
      Las grandes damas del cine negro sabían mucho de esto, ¿verdad?

      Eliminar
    2. La mirada por encima del hombro, el balanceo del cabello, ese momento en que expiran el humo del cigarrillo, lo implícito....

      Eliminar
  2. Magnífica, enhorabuena. Menos mal, porque hoy me había levantado un poco cromañón...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Un cromañón en el XVIII! Causarías sensación: serías la niña de los ojos (con perdón) de los philosophes y de las grandes damas, te invitarían a todos los Salones...
      Por cierto, para blogs dieciochescos, el tuyo, cromañón.

      Eliminar
    2. Lo del buen salvaje no se acaba nunca, debe de ser sentimiento de culpa...

      Eliminar
  3. Más que el juego seduce la contemplación de fragmentos, esa intermitencia de la que hablas. El fragmento más inquietante es el 5. El espacio vacío entre dos mundos: el real que se percibe a través de la puerta entreabierta, y el secreto sugerido por una mano de mujer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ese fragmento me gusta mucho. Y ese pintor, a un tiempo familiar y licencioso, de quien se dice que vivía, en su propia casa, la Edad de Oro.

      Eliminar
  4. Me ha encantado!!!! Lo he mirado un oco deprisa pero esta noche me deleitaré con calma. Yo también adoro esta época, el siglo xviii me recuerda a nuestro Prócer Jovellanos, siempre muy presente en mi villa. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen tipo, tu paisano. ¡Y qué magnífico retrato pintó Goya!

      Eliminar
  5. Qué interesante ver tan al detalle a Josefina por David. Toda la pomposidad se convierte en galante delicadeza, como en Fragonard. Como siempre, un lujo leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ese perfil tiene una delicadeza extraordinaria. Ay, cómo nos pierden los fragmentos, los bocetos, lo incompleto, lo inacabado... Hijos de nuestro tiempo, qué le vamos a hacer.

      Eliminar
  6. Sólo reconozco el nº 8 "La joven lectora" de Fragonard. Y el nº2 parece el mismo pero en otro color. Del resto no puedo decir nada, para mi desconsuelo.
    En cuanto a la época no me gusta nada de nada. De los períodos históricos que menos me gustan, pero eso no quita para que sea capaz de ver lo bueno que tuvo y de ver lo malo que tuvieron el resto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tratándose de lectoras... ;)
      Por curiosidad, solo por curiosidad: ¿por qué no te gusta nada de nada? No quiero decir que tenga que gustarte, claro que no, pero ¿por qué es uno de los períodos que menos te atraen? ¿Cuáles te gustan? (Ay, pero qué curiosa soy).

      Eliminar
    2. La prehistoria, La Antigüedad. La Edad Media. Cada vez más la historia contemporánea.
      No sé por qué no me gusta, la verdad. No hay una razón, al menos que yo sepa. Simplemente es así.

      Eliminar
    3. Prehistoria, Antigüedad, Edad Media... Buenas épocas, muy interesantes. Me quedo con las tres. Bueno, y con todas las demás, porque soy una acaparadora de épocas ;)

      Eliminar
  7. Si quieres, puedes regalarme el 7.
    Juego un poco:
    David: 1, 4, 7.
    Fragonard: 5, 8.
    No me atrevo a más. Como dice Manuel, el 5 es inquietante. Mucho.
    También entiendo a Harry: el XVIII tiene algunos autores menos atractivos. Pienso, sobre todo, en Literatura, y en la nuestra en particular. Pero eso ocurre en todos los siglos. En el XVI y el XVII puedes encontrar mucho sopor, y en el XIX y XX. Pero al lado hay autores absolutamente geniales. Algunos, poco conocidos. Y los gustos cambian constantemente. Incluso en todas las épocas topas con gente que no ve, porque no quiere ver. Cuadrangulares en todo.
    Ahora entendemos a Fragonard. Y tanto que lo entendemos. En épocas puritanas no sería así. Los calificativos los suponemos. No hace falta irse a épocas lejanas. Pero ahí están estos señores, con sus ganas de vivir y de divertirse. También, porque pueden. Claro está. Entonces, oímos su música y danzamos. Y nos dejamos caer para ver si nos dejan jugar a la gallina ciega. O si, por la razón que sea, vemos y no vemos. La intermitencia, vamos... e che sospiri la libertà.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, Daniel, como sigas pidiendo cuadros, vas a acabar teniendo una pinacoteca impresionante. Vale, apunto el 7, pero te aviso de que te va a gustar más el fragmento que la pintura entera... ¡y no está permitido recortar los cuadros auténticos! A ver, ¿no preferirías una buena fiesta galante, ya sea de Fragonard o de Watteau?

      Tienes dos aciertos. No digo más (es decir, no digo cuáles). Bueno, menos mal que Harry, Sandro y tú os animáis a jugar.

      Eliminar
  8. Hola. unas imágenes preciosas... me gustó esa idea de amanecer en plan una madame Pompadour. Un post muy bonito y original. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, pues si te gusta la idea, mañana puedes despertar Pompadour, Marta ;)
      Me alegra que te hayan gustado las imágenes. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Me ha gustado la cascada de sensualidad del XVIII y el misterio de sus fragmentos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el XVIII es un siglo muy sensual... junto a muchas otras cosas. Y el fragmento siempre encierra el misterio de lo que existe, invisible, a su alrededor.

      Eliminar
  10. Es genial ver fragmentos de cuadros, pequeños detalles que cuando miras el cuadro entero, quedan enmascarados por la totalidad; aunque intentes detenerte en un detalle, los alrededores te despistan. Una gran experiencia y con la maravillosa música de Boccherini, tan conocida, pero tan preciosa, todo un lujo.
    Por cierto, maravilloso el siglo. Lástima que uno de los grandes acontecimientos, la Revolución industrial, no haya servido para traernos la felicidad que presagiaba. Al final, visto lo visto, no sé si fue una gran esperanza frustrada o una hecatombe confirmada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto.Y fíjate que ya en el mismo XVIII se veía cómo la revolución industrial iba destruyendo la naturaleza, y de ahí ese amor apasionado por ella, por lo que empezaba a desvanecerse, a perderse. ¡La temprana nostalgia por aquellos paisajes de Inglaterra que, a una increíble velocidad, eran arrasados! Eso, sin hablar de otros aspectos dolorosos e indignantes, como la explotación de niños, mujeres y hombres.

      Eliminar
  11. Esta entrada seguro que me la perdí, y lo siento. Pero gracias a tu persistencia he podido disfrutar de ella.
    Como ya me conoces, supongo que no te sorprenderá mi fascinación por los detalles. Me gusta que todo lo que hago en la vida esté plagado de ellos, por eso me he ganado la fama de "detallista". Pero creo que en el fondo, soy una taxonomisma nata. Alguien a quien le gusta que todo tenga su espacio y su nombre, así que el fragmento pasa a ser un ente por sí mismo. Algo que merece categoría de elemento por su importancia en las cortas distancias.
    Gracias, Carmen. Un beso, guapetona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El fragmento... y la catalogación, fíjate, algo que también fue una de las tentaciones del XVIII. Eli, te voy a llamar dieciochesca ;) Un abrazo.

      Eliminar
  12. Un placer, las imágenes, todas, y la música. El detalle,muy sugerente, bellísimo, sospeché que era de David pero no conocía la obra.
    Tampoco soy muy amante del XVIII, no se si es por los excesos de Versalles o por el final necesario pero tan sangriento.
    La sofisticación de los atuendos, las pelucas, los hombres sobre tacones y luciendo hebillas en los zapatos, me empalaga como María antonieta atiborrándose de dulces. El arte puede embellecer cualquier objeto. Precioso, muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando pienso en el XVIII o en otros siglos pienso, también, en los olores. ¿Te imaginas el olor de aquellas personas con sus pelucas, sus terciopelos, sus encajes, sus afeites, sus perfumes, acentuando, en vez de enmascarando, su falta de higiene? A mí me fascina el XVIII por lo que decía: la confluencia de los opuestos y el hecho de ser punto de arranque de varios desarrollos que nos alcanzan.
      Gracias por tu comentario, Kattalin. Un abrazo.

      Eliminar
  13. Me ha gustado mucho entra entrada porque estos pintores son magníficos y tu narración estupenda con la música y los juegos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Magníficos pintores, sí. Un abrazo, artista.

      Eliminar
  14. Me encanta el dieciocho, en todas las artes. Pero en pintura lo ves, incluso como muy bien escribes, lo hueles, lo tocas, lo saboreas, sensaciones de todo tipo invaden la conciencia. Y ese juego de las sugerencias a partir de fragmentos pictóricos, qué sensual. ¿Sabes? Cuando he observado el cuadro La gallina ciega, de Fragonard, me he acordado de cuando lo ví por primera vez en clase de 8º de E.G.B y nos hablaban de la vida cortesana y toda su rimbonbancia, gusto por lo estético, frivolidad y clasismo. Pero representa además todo un juego costumbrista, el juego de la vida, tal y como refleja también Watteau en Los placeres del amor. ¡Me ha encantado! Y tu manera de contarlo es auténticamente particular, muy carmenesiana.
    Un beso! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Carmenesiana, qué bueno! Fíjate, mi dieciochesca amiga, destacas lo mismo: esa mezcla tan riquísima que se produce en el XVIII. Sus contradicciones son fascinantes. Y ahí está todo lo que viene después, incluso tantas cosas que, a pesar de la distancia y de las enormes transformaciones producidas (también, y con cuánta fuerza, en la mirada)aún nos alcanzan. Un abrazo, Madame.

      Eliminar