domingo, 12 de abril de 2015

Hay un cerdito en mi sopa





¿Os gustó Amélie? ¿Os fijasteis en los dos cuadros que adornan la cabecera de la cama de la protagonista y en la lámpara que hay sobre su mesilla de noche?

Jean-Pierre Jeunet, Amélie, 2001




Todos ellos son obra de Michael Sowa, un pintor e ilustrador berlinés que posee un mundo muy particular. En la película de Jeunet aparecen otros tres cuadros de Sowa: Conejo en un tren, Oso y Herbert, una peculiar interpretación de la Dama del armiño de Leonardo.








Sowa ha ilustrado algunas de las portadas de la revista The New Yorker, así como libros de diversos autores, entre ellos Hans Magnus Enzensberger, Donna Leon y Axel Hacke: 






Como ya habréis comprobado, los animales protagonizan el universo de Sowa. Conejos, perros, osos, gatos, cerdos, aves, peces y demás fauna corretean, vuelan o nadan por las ilustraciones del artista alemán.





Los animales de Sowa suelen ser tiernos, graciosos e incluso conmovedores, aunque en ocasiones pueden darnos un buen susto. Veamos, por ejemplo, a los conejos:





Los conejos son uno más en la familia, habitan nuestros sueños y, a veces, también ellos inmersos en nuestra sociedad del espectáculo, se exhiben en escaparates:




Son simpáticos, aunque, ya os he avisado, pueden llegar a asustarnos:



En la obra de Sowa confluyen los cuentos infantiles, el surrealismo, la viñeta humorística y la herencia de artistas de distintas épocas y estilos. ¿No os parece que algunos conejos tienen un aire muy próximo a los personajes de Caspar David Friedrich? Otras veces, sus ecos nos remiten a René Magritte y a Roland Topor:





¿No hay algo de Edward Hopper en este juego de ventanas?



La ironía de Sowa es profunda. ¿A qué os recuerda esta imagen?


Los cerdos de Sowa, cuando no se caen en los platos de sopa, tienen mucha utilidad:



Siempre hay lugar para los gatos:



Y, por supuesto, para el humor:




Un pez puede ser buena compañía. Aunque a lo mejor no es bueno que las relaciones lleguen a ser demasiado estrechas.




Sea como sea, el mar que pinta Sowa es muy hermoso. Con o sin ovejas.





Los insectos no son ajenos a la mirada de Sowa:




Cuando contemplamos sus dibujos, se pinta una sonrisa en nuestro rostro. A algunos de los personajes representados les molesta que les observemos. Ellos nos devuelven la mirada y cuchichean acerca de nosotros, los intrusos:




Algunas imágenes atraen por su sencillez. Me gusta esta lámpara. Y también este búho.




Las imágenes de Michael Sowa son muy sugerentes, por su sentido del humor y por la amplia cultura visual del autor. Aunque, qué le vamos a hacer, haya un cerdito en mi sopa:





37 comentarios:

  1. Pues los conejos de Sowa no me parecen nada fiables, dan, incluso, un poco de miedo. Y el mar que pinta es terrible, como si quisiera volver a por lo que es suyo. Muchas gracias por ser tan entretenida mente didáctica. Buen domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay otra ilustración de Sowa en la que las calles de una ciudad están inundadas e infestadas de tiburones que las personas contemplan, asombradas, desde las ventanas altas de las casas. Así que, a veces, sí, el mar vuelve a por lo que es suyo.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Tranquilo, José Juan, se "en tiende". Los correctores se lo pasan muy bien trastocando lo que escribimos. Además, me gusta eso de tener una "mente entretenida" ;)

      Eliminar
  3. Me gustaron todos los cuadros, Carmen gracias por compartir, estos cuadros me retrotrajeron a la mente recuerdos de mi efimera infancia,cuando mi padre me contaba cuentos que el inventaba de animales que vivían ,pensaban y hablaban,como el cerdito de la sopa que decía:
    "NO TE COMAS ANIMAL"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gerardo, te digo lo mismo que le dije a Suni cuando nos comentó que su padre también inventaba los cuentos que le narraba: ¡tenéis que escribir esos cuentos para compartirlos con todos! Seguro que son deliciosos.

      Eliminar
  4. Me gusta mucho este artista, no lo conocía. Gracias, Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un artista interesante y divertido, ¿verdad?

      Eliminar
  5. Que original. Pues a mi no me provoca temor sino todo lo contrario-exceptuando el conejo gigante-Cuando veo a los conejos vestidos paseando por la calle, a los cerditos de Amelie y a la Oca con su collar, pienso que lo que hace Sowa es humanizarlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi asustan más esos humanos sentados a la mesa que nos miran tan mal... Aunque hay que reconocer que el conejito gigante impresiona. Otros, en cambio, son muy tiernos.

      Eliminar
  6. No conocía este pintor, Carmen. Impresionante! Siempre me descubres algo nuevo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos descubriendo juntos, que es lo divertido. Ah, y buscar las referencias artísticas de muchas de las imágenes de Sowa es, casi, como uno de los enigmas de los viernes ;)

      Eliminar
  7. A mi me ha recordado a Alicia en el país de las maravillas, ¡cómo no!, jejejej y hablando de maravillas. Me parecen asombrosos esos dibujos en los que muestra a Magritte, Hopper y otros pintores de su gusto.
    Copiar sin que parezca una copia, sólo la esencia tiene un gran mérito. Lo de utilizar animales para contar historias, no deja de ser peculiar, pero en mi opinión los animales, más estos que son domésticos, forman parte de nuestra vida. Quien más y quien menos, si vive en el medio rural o tiene alguna mascota en casa, sabe que son parte de la familia. Tienen su carácter, opiniones y muchos de nuestros actos dependen de ellos.
    GRACIAS Carmen, no conocía a este artista y no recuerdo haber visto nada suyo, lo que no deja de ser sorprendente, pues tiene mucha obra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Harry: ¡vaya si tienen carácter nuestros animales! En casa, ya sabes que nos hemos resignado a que mande la gata ;
      Contar historias a través de los animales es algo frecuente en las fábulas y en los cuentos infantiles. Claro que cada cual cuenta la historia a su manera, y el modo en que se plasman los animales es muy diferente.
      La mención que haces a Alicia en el País de las Maravillas es muy sugerente: que yo sepa, Sowa no ha ilustrado el libro de Carroll, pero, si lo hiciese, sería una maravilla. Ambos comparten un toque inquietante.

      Eliminar
  8. No conocía a Sowa. Veo en sus cuadros más agresividad que surrealismo. Está más cerca de Topor que de Magritte. La mayoría de sus figuras tienen los ojos desorbitados, quizá reflejando espanto hacia quien los observa o hacia el mundo en general. No me parecen simpáticos sus animalitos. Hay humor, pero humor negro, y algún cuadro se asemeja a una viñeta muda en las que los personajes esperan provocar algo en el espectador: una sonrisa o un estremecimiento. Me parece un pintor interesante pero en absoluto inofensivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuánto me ha gustado tu comentario acerca de que Sowa no es "en absoluto inofensivo", Manuel! Su humor negro y ese tono inquietante que acabo de mencionarle a Harry son dos de los rasgos de la obra de Sowa que más me atraen.
      La mayor parte (¡la mejor parte!) de los cuentos infantiles, los dibujos animados y las viñetas de los tebeos no son inofensivos. En mi opinión, es lo que les da hondura e impide que queden reducidos a cromos. Es un poco largo de explicar, pero sé que entiendes lo que quiero decir.

      Eliminar
  9. Un post interesantísimo. Ver las obras que nos has presentado me ha evocado recuerdos de infancia y de las ilustraciones de los cuentos. Me recuerda especialmente los animales de Beatrix Potter: sus conejos, ocas, gatos, perros... Se acercan a la humanización de los animales, a hacerlos protagonistas de historias que entran dentro de la cotidianidad del ser humano..
    De todas formas, muchas culturas, civilizaciones y religiones han humanizado a los animales e incluso les han dado entidad de divinidad: Egipto, Mesopotamia, los Mayas, el hinduísmo. No es extraño, pues, que seamos herederos de sus formas.
    Gracias, Pilar, por acercarnos la obra de Sowa y darnos un poco de luz a nuestra ignorancia.
    Un abrazo afectuoso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado lo de Pilar, Elisenda. Me he reído mucho, porque veo que haces como yo: cambiarle el nombre a la gente. ¡Bien!
      La humanización e incluso la divinización de animales tiene una larga historia, como bien dices. Y también tienes razón al evocar las ilustraciones de Beatrix Potter, que sin duda conoce muy bien Sowa.

      Eliminar
    2. Perdona, Carmen. Soy un desastre con los nombres. Y no sólo escribiendo, también cuando tengo a la persona delante!!! Y eso es mucho peor!!!. Veo que tu buen humor supera mi torpeza. Un abrazo.

      Eliminar
    3. No, si ya te digo que yo hago lo mismo, por eso me reí mucho. ¡Buenas somos las dos con los nombres!

      Eliminar
  10. Lo que más me gusta de este pintor que desconocía es el mensaje interpretativo de sus cuadros. Nada está pintado al azar, está ahí por algo, para que el observador se sienta interrogado.
    Cierto que me dan más miedo y recelo los humanos pintados que sus animales y me quedo con el cuadro de los perritos escuchando el sonido que sale del gramófono que nos retrotrae al sello de "La voz de su amo"
    Una interesante entrada como todas las tuyas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como solemos decir, este artista "tiene miga".
      A mí también me resulta muy gracioso ese público de perros escapados del anuncio de HMV.

      Eliminar
  11. Simplemente felicitarte por tu blog y sus contenidos, por compartir. Tu blog es un blog de referencia para los que amamos elcine, la pintura y el arte en general. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Roy. Este es solo un sitio donde nos encontramos para pasar un buen rato, jugar con el arte y los espectáculos y echar a volar nuestra imaginación. Un abrazo.

      Eliminar
  12. Me ha gustado muchísimo esta entrada, no conocía casi ninguna y me han llamado poderosamente la atención. Mi madre también se inventaba cuentos, y yo a mis hijos igual, bueno y ella a mis hijos, nos encanta inventar historias en esta familia,jejeje.
    Algunas ilustraciones son maravillosas, realmente inspiradoras.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decidido, entonces: Suni, Gerardo y tú tenéis que escribir los libros de cuentos, y que Michael Sowa se encargue de las ilustraciones. Bueno, la verdad es que no es fácil elegir entre tantos magníficos ilustradores como hay en la actualidad.

      Eliminar
  13. Gracias por traernos a este artista tan peculiar. No lo conocía y me ha encantado.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Yolanda. Un abrazo.

      Eliminar
  14. Me ha encantado, las imágenes, las escenas que contienen y tu post Gracias. Un besito

    ResponderEliminar
  15. Me encantó Amelie, y la estética de la película, del mundo que rodea a la protagonista me encanta. Cuando vi la película, tanto los cuadros como las lámparas me parecieron muy tiernos. Me ha gustado mucho conocer a este artista y su obra. Gracias!un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Nada inofensivo, no. Me ha parecido siempre inquietante, con o sin conejillos. Me ha encantado la ironía de esa ilustración, he recordado de inmediato los vinilos de "His master's voice"... Como siempre, Carmen, muchas gracias por acercarnos a estos artistas y obligarnos a fijar la mirada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Se me había escapado tu comentario, Anabelee! Sí, ante Sowa yo oscilo entre la ternura y la inquietud. Claro que nada impide que la ternura pueda ser inquietante...

      Eliminar
  17. Me encantó este artista, gracias por hacérnoslo conocer!

    ResponderEliminar