miércoles, 23 de septiembre de 2015

¿Quién quiere bailar conmigo?





Siempre hemos bailado. ¿Os acordáis de cuando creábamos el mundo y a los animales y hacíamos que estos fuesen fértiles para que nunca escasease la caza, y de cómo nosotros mismos, mientras girábamos, nos convertíamos en los propios animales y cazábamos y éramos cazados, y éramos la lluvia, el sol, la luna, y no permitíamos que las estrellas se desprendiesen del cielo? Os acordáis, ¿verdad?

Danza, Sudáfrica
Danza, Abrigo de La Roca dels Moros, Cogull, Lleida, 4000-2000 a.C.

Nuestra danza es sagrada. Siempre. Los latidos de nuestro corazón, el ritmo de la respiración, el sonido de nuestros pies descalzos al golpear el suelo, el de nuestras manos al percutir en los cuerpos desnudos, la voz que nos estalla en la garganta, todo esto marca el ritmo de nuestro baile, pero también la luz, el aire, el movimiento de las hojas de los árboles, el resplandor fluctuante de la hoguera y su trémulo reflejo sobre las paredes del albergue que nos acoge.

Danza de los palos, Sudáfrica
Después llegarán flautas, caracolas, cuernos, bramaderas, sonajeros llenos de semillas o de huesos, llegarán los tambores y con ellos los pífanos, los cascabeles, llegarán el arpa, la lira y otros instrumentos de cuerda, de viento, de percusión.

Escena musical, Egipto

Pero no es de los instrumentos musicales de lo que nos ocupamos hoy: ¡no podemos, tenemos que bailar! De forma ordenada o entregándonos al desenfreno de las bacantes, como gustéis, pero siempre bajo la égida de Terpsícore y de Dionisos, sean cuales sean los nombres que adopten en otras culturas, en otros momentos: Hathor, Xochipilli, Erzulie, Pelé, Ama no Uzume, Natarash, que es uno de los nombres de Shiva…

Bailarinas, tumba de las Danzarinas, Ruvo di Puglia, Bari, Museo Archeologico Nazionale, Nápoles, siglo V a.C.

Dos bailarines etruscos, Tumba del Triclinio, 480 a.C.

Ménade, skyphos procedente de Paestum, British Museum, Londres, 330-20 a.C.

Ménade, procedente de Pompeya, Museo Archeologico Nazionale, Nápoles

Bailamos, incesantemente bailamos a través de los siglos. ¡Atrás, muerte, aléjate con tus danzas macabras, porque nosotros bailamos la vida! Mientras los cortesanos se entregan a la baja danza, en las plazas se bailan farándulas, estampidas, tarantelas… Si unos apenas separan los pies del suelo, los otros los echan a volar, gozosos; si los movimientos están perfectamente reglados en un caso, en el otro la libertad se adueña de los gestos. 

Guillaume de Loris y Jean de Meung, Roman de la Rose, 1225-40, 1275-80

Danza, Castillo Roncolo, Bolzano, siglo XIV

Pieter Brueghel el Viejo, La danza nupcial, Detroit Institute of Arts, 1566 c.
 

¡Cuánto nos gusta bailar en círculo! Tomados de la mano, giramos y giramos hasta poner en orden los universos: es decir, nos divertimos. 

Ambrogio Lorenzetti, Consecuencias del Buen Gobierno en la ciudad, detalle, Palazzo Pubblico, Siena, 1338-40

Baldassarre Tommaso Peruzzi, Musas danzando con Apolo, Palazzo Pitti, Florencia, 1500-37 c.

Pieter Brueghel el Viejo, Baile aldeano alrededor del Árbol de Mayo

Peter Paul Rubens, Danza de aldeanos, Museo del Prado, Madrid, 1635

Gaspar Homar Mezquida, La sardana, arqueta, Museu del Modernisme, Barcelona, 1903 c.

Henri Matisse, La danza, segunda versión, Hermitage, San Petersburgo, 1909-10

Franz von Stuck, Sonidos de la primavera, 1910

También giramos sobre nosotros mismos para unir cielo y tierra, para rozar con la yema de los dedos a Dios. Aunque no exista. O aunque exista.

Danza de los derviches, miniatura persa, siglo XV
Ven,
Te diré en secreto
Adónde lleva esta danza
.
(Jelaluddin Rumi, 1207-1273)



Bailamos solos, bailamos en grupo, bailamos en pareja. Bailamos para seducir, para seducirnos, para construir las geometrías del espacio, para expresar nuestra alegría, para trazar con nuestros cuerpos el dibujo del júbilo o de la desesperación, para decir –para decirnos- que estamos aquí, que existimos: bailamos.

Franz von Stuck, La danza, Museum Kunstpalast,  Dusseldorf, 1910 c.

Edvard Munch, La danza de la vida, Nasjonalgalleriet, Oslo, 1899-1900

Georges Schwizgebel, Romance

Emil Nolde, Danza en torno al becerro de oro, Staatsgalerie moderner Kunst, Munich, 1910

Os he traído un par de danzas muy distintas y muy conocidas. En la primera de ellas podemos ver a Jorge Donn bailando en 1982 el famosísimo Bolero de Maurice Ravel: veréis que tanto la escena como la coreografía, en la que toman parte otros bailarines, son muy propias de la época. No os perdáis el comienzo, porque, gracias a la iluminación, es muy sensual. 


El siguiente baile nos muestra lo que hay que hacer cuando las cosas salen mal, rematadamente mal: preguntarnos si alguna vez habíamos visto una catástrofe tan esplendorosa y celebrarlo con unas incontenibles carcajadas y un buen syrtaki: 



Soy muy curiosa, ya lo sabéis, así que os pregunto: ¿bailáis? ¿Os gusta la danza, ya sea como participantes, ya como espectadores? ¿Qué tipo de danza? Os invito a que, con vuestras palabras, bailéis conmigo, a que bailemos todos juntos.

Georges Schwizgebel, Baile, 2012


 

31 comentarios:

  1. El Bolero de Ravel, me recuerda a mi padre, nos hacía bailar a mi hermana y a mi, como si fuésemos árboles. Jugábamos con la danza. Le agradezco todo lo que nos ha enseñado de arte, pues el es un artista, un pintor, un creador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué recuerdo tan bello, Anna. Danzar como si fueseis árboles. Es el mejor modo de danzar: como árboles, como aire, como lluvia.

      Eliminar
  2. Bramaderas, cómo me gusta esa palabra. Y la respuesta es sí, sobre todo en las bodas.

    ResponderEliminar
  3. Yo no sé cómo bailan aquí,
    que en mi tierra no bailan ansí.

    (Romancero de Barcelona)

    ResponderEliminar
  4. Intuyo que el elemento esencial de la danza es el giro. En la danza los bailarines se convierten en pequeñas lunas que giran al unísono con la Tierra. Es la embriaguez de asemejarse a un universo donde todo gira. Tú lo dices en tu texto con mejores palabras, Carmen. Gracias por esta entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin giro no es lo mismo, no hay embriaguez, ¡ni siquiera hay universo! Gracias a ti, Manuel.

      Eliminar
  5. A mí me encanta bailar, no se me da de maravilla ni muhco menos pero me gusta mucho. De pequeña iba a baile regional y ese sí que se me daba bien, m encantaba.
    A día de hoy baile en bodas, bautizos, comuniones, en los conciertos a los que voy, en las verbenas, vamos, siempre que puedo, y en casa como una loca que cualquiera que me vea va a pensar que estoy poseída o algo así,jejejeje.
    Besinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no es que lo vaya a pensar... ¡es que estamos poseídas, Marigem! Pero es una posesión buena, danzarina.
      A mí lo que me gusta es bailar al aire libre, con mucho espacio, para no pegar patadas a nadie... E inventarme los bailes: ¡si vieses qué versiones tan curiosas de la tarantella he llegado a inventarme en Italia! Eso sí, los que sabían bailarla me dieron el visto bueno: "no es muy ortodoxa -me decían-, pero es tarantella". Vamos, como el marido de la peluquera inventándose los bailes en la película de Patrice Leconte.

      Eliminar
  6. Mr gusta bailar, no hace falta que sea en un momento especial, cualquier momento es bueno, me atrapa la música y me dejo llevar. Mis hijas algunas veces, se ríen, y dicen, "mamá"
    :) pero creo que en el fondo les gusta que sea así..
    Gracias, Carmen!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Seguro que les gusta, Inma! ¡Otra poseída, como Marigem y yo! ¿No tendremos algo de ménades? ;)

      Eliminar
  7. Maravilloso como siempre, Carmen. No, yo no bailo. Daría cualquier cosa por bailar un vals, esas danzas del renacimiento tan cursis... pero tan preciosas y, sobre todo, por bailar un buen tango. Pero cada vez que lo he intentado, me tropiezo con mis pies y la imagen es la de un gato con la cabeza atrapada en un caldero, o sea, ni pizca de gracia.
    He disfrutado con los cuadros (la maravilla de la pintura rupestre y egipcia y griega. Y he disfrutado con la música y el baile y me he emocionado con Zorba el griego y su esplendorosa catástrofe y su syrtaki, por supuesto.
    Un disfrute de media tarde, que hoy te he pillado con retraso, es lo que tiene empezar el curso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Un tango! Ni me lo planteo: acabaría en catástrofe, y no precisamente esplendorosa. Lo que voy a tener que practicar es el syrtaki. Hace mucha falta, porque el tema de las catástrofes es inagotable. Un abrazo, Rosa. Bailemos.

      Eliminar
  8. Yo no sé bailar y lo siento. No por haber desaprovechado un talento que no creo que tenga, si no porque soy la típica persona a la que se le van los pies cuando suena algo a poco ritmo que tenga.
    Me gusta casi todo, pero si algún día aprendo, el primero al que me apunto será al bals. Adoro los balses, sobre todo los rusos, y ya metida en harina me apuntaría al tango. Es tan..., especial Es un lenguaje en si mismo
    Precioso y preciso el recorrido histórico con sus cuadros. Como bien dices es más que un expresión de alegría. Es arte, seducción, religión, recuerdo de nuestros ancestros y un lenguaje único.
    Ahora me voy a ver los vídeos, que hoy no he tenido tiempo en todo el día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vals, tango... ¡Harry, pero eso son palabras mayores! Como danzarina anárquica que soy, creo que me quedaré dando saltitos a un lado de la pista de baile mientras disfruto viéndoos bailar a Rosa y a ti.

      Eliminar
  9. Me encanta bailar...y sobre todo cuando estoy sola...en medio de una pintura escuchando música....de repente....los brazos se me hacen alas....los pies y el cuerpo se encantan con las geometrías,simetrías.....e infinitas locuras con los ojos y la puerta cerrada!!!! Me río con todo mi cuerpo de mi misma y me hago feliz.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buena cosa, bailar en medio del proceso de la pintura y bailar también -eso sí que lo hago- pinturas, esculturas, edificios, paisajes. ¡Y bailar la risa!

      Eliminar
  10. A mi me encanta bailar. Los pies se van solos y me dejo llevar. En pareja también lo hago pero mi limite está en el tango. Quizá aprenda algún día.
    Bonita entrada.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues otra que se apunta a aprender tango.
      Un abrazo, Yolanda.

      Eliminar
  11. Uy si, yo soy muy bailón, nada de bailes concretos, bachata, merengue, mambo.... no, yo soy más de estilo libre, jajajaja. Pero lo bailo tó. Cuando suena la música mi cuerpo se mueve y no se (ni quiero) pararlo.
    Precioso post, me voy a bailar un rato :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bien, otro bailón libre! ¡Ah, sí, Juanan, acabo de verte en el cuadro de Rubens!

      Eliminar
  12. No bailan los aburridos y los que no saben expresar con sus cuerpos los sentimientos que les embargan, Los vergonzosos y tímidos y los que temen liberar la sensualidad que con sus movimientos podrían descubrirles a un ser diferente que duerme dentro de ellos mismos y no quieren liberar por pacatos.
    Yo si bailo a la menor ocasión...se me va el cuerpo con el ritmo.
    Besos y gratitud por tan movida entrada llena de baile.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Otro bailarín, qué alegría, Francisco!
      ¿Y cuando bailamos los libros? Porque nosotros, puestos a bailar, lo bailamos todo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Bueno Carmen, me ha encantado el post, ya no ejerzo pero bailar fue mi diario durante muchos años. Sí, un bailarín profesional (danza contemporánea)

    Un placer pasar por esta casa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué interesante, Jonh. ¿Hablas en algunas entradas de tu blog de tus experiencias como bailarín? Como conozco tu casa (tu blog) desde hace poco, aún no he podido visitar todas sus habitaciones, solo algunas, pero lo haré. Danzando, por supuesto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Nada mas hermoso y feliz que bailar en circulo p en fila ...el DABKI en el HOMS CLUB en Baires a los 16 años....con mis primas.....bello recuerdo que aún mueve mi cuerpo y mi cabeza se llena de notas....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdas con el cuerpo y bailas: esos son los mejores recuerdos, los que no son piezas encerradas en el pasado sino vida, hoy. Un fuerte abrazo, Vic.

      Eliminar
  15. Me ha encantado la entrada. Luego hay danzas hipnóticas, como la de Maureen Fleming. The Sphere https://vimeo.com/37629326 Un abrazo.

    ResponderEliminar