jueves, 4 de septiembre de 2014

Un ejemplo de política... ¿cultural?



Aunque siempre intento compartir con vosotros cosas agradables, hoy tengo que contaros algo que no lo es. Debo hacerlo, porque otras personas pueden hallarse en una situación similar. Lo que os voy a contar es un ejemplo, un mal ejemplo más, de una política cultural que tiene mucho más de "política" que de "cultural".

En 2008 se aprobó una exposición de la que era comisaria. Realicé todo el trabajo preparatorio, pero pronto surgieron una serie de problemas. Los resumiré diciendo que, para mí, era esencial asumir y respetar las obligaciones de un comisario, así como disipar cualquier duda acerca de la situación legal de todas las piezas seleccionadas. La consecuencia es que fui apartada del proyecto.

Parece ser que la exposición va a celebrarse, finalmente, a cargo de otras personas, afines al partido en el poder y sin formación en el campo de la Historia del Arte. A pesar de que cuentan con todo el material que elaboré, espero que su exposición sea muy diferente a la que diseñé.

Son cosas que pasan. Que no deberían pasar, pero pasan. La política cultural debe ser coherente, transparente y respetuosa con los profesionales. Actualmente, no lo es. Sin embargo, seguimos adelante con nuestros proyectos, con ilusión y confianza en nuestro trabajo.

En este enlace podéis descargar todos los documentos que preparé para la exposición y que, de este modo, podrán ser fácilmente cotejados con lo finalmente expuesto por los nuevos comisarios:


***


Edito esta entrada para comunicar que la Universidad de Valencia ha publicado en la página web del Área de Conservación del Patrimonio Cultural un texto acerca del caso de la exposición sobre el pintor Antonio Cortina Farinós. Quiero expresar públicamente mi gratitud a los responsables del Área.

Área de Conservación del Patrimonio Cultural. Universidad de Valencia 


20 comentarios:

  1. Lo difundo, Carmen. Me parece algo vergonzoso. Venga, como dices, adelante con ilusión y confianza en tu trabajo, que es muy bueno.

    ResponderEliminar
  2. Es una verguenza que pasen estas cosas. Me parece una falta de respeto con los profesionales que han trabajado duramente en preparar algo para q luego les sea robado.
    Me parece muy bien que expongas este tema y a ver si ayuda a tomar conciencia y evitamos que estas situaciones se repitan en el futuro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  3. A mí no me extraña, en absoluto.
    Basta con ver a quién coloca el partido en el poder en Valencia para dirigir la segunda pinacoteca de España. O sea: para ser director del Museo de Bellas Artes no hace falta tener titulación de Historia del Arte, ni aproximada, ni conocimientos adecuados, pero eso sí: hay que ser afín al partido en el poder y tener los contactos adecuados.
    ¿Llegará alguna vez la democracia ? ¿Se valorará alguna vez el trabajo de los profesionales serios? ¿Se acabará con el amiguismo "dedocrático"? ¿Se seguirá potenciando la apropiación del trabajo ajeno para el ornato de los afines al poder?
    Estamos hartísimos de corrupción en todas las escalas. Huelen mal.

    Tu currículum lo conocemos. Lo podemos ver en esta página. ¿Cuál es el currículum de quien se hace cargo ahora de la exposición?

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no, por favor, Yolanda. La Universidad no tiene nada que ver, todo lo contrario. Esto es cosa del Consorci de Museus o, para ser más precisos, de un responsable del Consorci, así como de quien pueda utilizar el trabajo ajeno para ponérselo a su nombre.
      Esta respuesta sirve para todos: os agradezco mucho vuestro apoyo. Haber "caído" de la exposición es molesto, pero nada más. Lo que realmente me importa es que quien sea comisario de la exposición prepare para ella su propio trabajo y no utilice el mío. Por eso lo he publicado.
      Si al final se celebra la exposición y se presenta un trabajo distinto y personal, no tengo nada más que decir. Si se limitan a coger mi trabajo y cambiar el nombre, sí. Pero ahí están los documentos para comprobarlo.
      Insisto en que la Universidad no tiene nada que ver con esto: de hecho, he recibido muestras de apoyo de diversos miembros de la misma, que conocen muy bien y así lo han denunciado en varias ocasiones, la penuria de la política cultural valenciana.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  5. Que feo eso de apropiarse del trabajo de otras personas no??
    Que feo que predomine tu carné político antes que tu profesionalidad y buen hacer no??
    Pero bueno, es lo que tiene ser independiente y querer hacer tu trabajo honorablemente, no te desanimes vale??

    ResponderEliminar
  6. El tema está, como bien dices en que de cultural no tiene nada y de política todo.
    El problema de este país, y supongo que de otros, es que la gente no sabe distinguir la política de lo demás, por eso, cada vez que gana un partido se cambia todo, planes educativos, económicos, sociales, todo lo que es a largo plazo y que no puede depender de cuatro iluminados. Y aún peor. Los políticos, de política no tienen ni idea.
    En fin, el tema es que te han quitado por cuestiones no laborales y si la realizan utilizando tu trabajo es para denunciarlo. Si no, habrá que aguantarse, a pesar de la injusticia.
    Es una pena, y así nos va. Los cargos se dan a dedo y no por la capacidad de los que los deberían tenerlos,independientemente de sus ideas políticas, sus creencias o cualquier otra característica que no tenga que ver con la actividad.
    Lo siento de veras y si te animan, aunque sólo sea un poco, nuestros comentarios, pues ahí te va el mío.

    ResponderEliminar
  7. la de arriba, yo misma :)))))

    ResponderEliminar
  8. Os contesto en bloque: estoy animada, pero me encanta que me animéis ;). Este asunto de la exposición es feo, es desagradable y, como he dicho varias veces, puede sucederle a otras personas y, por eso, no podía callarme. Pero, una vez compartido mi trabajo con todos vosotros, ya me quedo tranquila. En estos momentos tengo en marcha varios proyectos que me apasionan, y que nada tienen que ver con exposiciones, ni con el Consorci de Museus, ni nada por el estilo. Como le dije hace poco a una amiga, sé lo que quiero hacer, sé cómo hacerlo y, lo más importante, lo estoy haciendo. Así que ánimo no falta, pero... ¡no sabéis cuánto aprecio vuestro apoyo!
    Sobre lo que decíais de carnés políticos y demás, me hace pensar, precisamente, en Antonio Cortina. Fue un artista muy interesante, que murió joven, y hay un detalle muy atractivo en su vida. Él era ateo, un poquitín "comecuras", y, sin embargo, pintó gratis la iglesia de un convento porque las pobres monjas no tenían dinero y le daban pena. Mientras investigaba sobre él, se lo conté a las monjas actuales -que, por cierto, siguen sin tener dinero-, y se emocionaron tanto que decidieron rezar todos los días por el pintor. Me hizo mucha gracia la imagen de las monjas rezando por el comecuras, tanto como la de Cortina pintándoles, con mucho gusto, la iglesia. Por ambas partes, lo que hubo ahí es pura y simple humanidad: algo que tanta falta hace. La verdad es que Cortina fue un gran tipo.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yolanda, de verdad, tranquila. Todo está bien, el trabajo ya está a disposición de cualquier persona interesada en verlo, y eso es lo que quería. La vida sigue y hay muchas cosas que hacer, muchísimo más agradables e interesantes que irritarse. Te digo que, en estos momentos, estoy trabajando con alegría y, como siempre, con pasión, en dos campos: el de la escenografía y los espectáculos ópticos y el de la documentación artística. Eso es lo que me importa. Lo de la exposición tenía que decirlo, tenía que publicar mi trabajo, y eso ya está hecho. Ahora, adelante.

      Eliminar
    2. De acuerdo. Como t´´u digas. Estaré tranquila y procuraré no volver a meter la pata... <:0(

      Eliminar
  10. Muy buena actitud, Carmen. Has dicho lo que tenías que decir, has expuesto tu trabajo y ahora adelante, como dices, con ánimo y buen humor.

    ResponderEliminar
  11. Creo que una cosa que debe quedar clara es que la señora Tal, a pesar de lo que dicen en la web del Museo, no es historiadora del arte, sino, como habéis dicho, licenciada en Químicas. Todo esto me parece una vergüenza o más bien una falta de vergüenza por parte de esa señora y de quienes la protegen.

    ResponderEliminar
  12. Han rectificado la información que daba el Museo: ya no dicen que esa señora es historiadora del arte, sino investigadora de arte. A lo mejor la Universidad les ha hecho cambiarlo, lo cual está muy bien, porque a fin de cuentas tienen que defender el prestigio de sus titulaciones. Lo que me pregunto es si eso de que era historiadora del arte se lo inventó ella o quién se lo inventó.

    ResponderEliminar
  13. Vi la exposición. En los vídeos, la comisaria se aprovechó de trabajos que habíamos realizado conjuntamente. Por supuesto, sin mencionarme. Por lo demás, imagino que antes de la inauguración voló cualquier tipo de panel con texto demasiado "reconocible". Respecto al temor acerca de que se hubiese adueñado del discurso expositivo que preparé, no ha sido así, por la sencilla razón de que la exposición carece de discurso. Me ha parecido -y no soy la única que piensa así-, una exposición muy pobre y triste. Es tan mediocre, que creo que no vale la pena seguir con el tema: habla por sí misma. Me causa mucha tristeza, por Cortina. Lo comenté aquí:

    https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=288814591308637&id=100005402958300&fref=nf

    ResponderEliminar