miércoles, 14 de octubre de 2015

Bésame, tonto





No, no estoy llamando tonto a nadie ni reclamando besos, porque soy mujer tímida y discreta. Tampoco tengo absolutamente nada en común con la bella Kim Novak, la protagonista de la película de Billy Wilder que da título a esta entrada. Bueno, sí, casi coincidimos en una única cosa: la estatura, con un solo centímetro de diferencia. Y pare usted de contar, porque no hay más. El caso es que hoy este blog, en el que siempre andamos enamorándonos de artistas, de pinturas, de edificios, de esculturas, de ciudades e incluso de narices de escritores, se ha llenado de besos. Más tarde o más temprano, esto tenía que suceder.

Konstantin Somov, Beso, colección particular, 1906

Por cierto, aquí tenemos a Kim Novak con Ray Walston y Dean Martin:

Billy Wilder, Bésame, tonto, 1964

Aunque, si hablamos de besos cinematográficos, hay algunos que consiguen erizarnos el cabello:


King Vidor, Duelo al sol, 1946

Fred Zinnemann, De aquí a la eternidad, 1953



Los poetas hablan mucho sobre besos, los pintores los pintan, fotógrafos y cineastas los atrapan con sus cámaras y los escultores dan duración a algo tan fugaz como un pájaro posado en una rama. Un pájaro, sí, esa criatura que a los poetas les gusta tanto confundir con los besos. “Boca poblada de bocas / pájaro lleno de pájaros”, nos dice Miguel Hernández,  y Vicente Aleixandre escribe:
No te olvides, temprana, de los besos un día.
De los besos alados que a tu boca llegaron.
Un instante pusieron su plumaje encendido
sobre el puro dibujo que se rinde entreabierto.
Los poetas son así: no se dan cuenta de que si los besos fuesen pájaros, se nos llenaría la boca de plumas.


Anjal Ts, Beso de otoño

Sobre las tablas teatrales, al beso le surge un serio contrincante: las rosquillas. “Eso es que te gustan más las rosquillas que mis besos”, afirma Climando, uno de los personajes de El triciclo, de Fernando Arrabal. Claro que, después de hablar con Mita, ambos llegan a una alborozada conclusión: “Hemos nacido el uno para el otro. A los dos nos gustan más las rosquillas que los besos”.


Los besos duran y duran, extendiéndose a lo largo de los siglos. No siempre es el mismo beso, claro, ni son las mismas bocas ni las mismas vidas, aunque Cristina Peri-Rossi nos recuerde algo importante: “Mientras me inclino para besarte / sé que vivo dos veces”. Por lo menos, dos. Y Aleixandre hermosamente dice: “en la boca sentimos nacer lo que no vive”.
 
Pintor de Briséis, Erastes besa a su amado, cerámica ática, Musée du Louvre, París, 480 a.C.

Théodore Géricault, El beso, Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid, 1816-17 c.

La gente se besa una barbaridad en las guerras. Bueno, cuando están en plena faena bélica no, entonces no se besan, pero sí cuando los soldados parten o cuando regresan de permiso. Urgen los besos, los abrazos: en esas circunstancias, todo, en realidad, es pura urgencia. Aunque, bien mirado, eso también sucede en la paz.

Anónimo, El beso

Mirad esta fotografía: un a punto de beso, un casi, esa apenas distancia y ese instante de la magia. Y yo sonrío y le guardo el secreto a esa pareja.

Alfred Eisenstaedt, Beso de despedida en Penn Station, Nueva York, 1943

Del mismo modo que hay besos para la guerra y para después de la guerra, hay besos que tienen algo de fin del mundo o del día siguiente al fin del mundo, como este que nos muestra Odd Nerdrum:

Odd Nerdrum, El beso

La verdad es que hay besos para todos los gustos. “Hay besos que se dan con la mirada, hay besos que se dan con la memoria”, escribió Gabriela Mistral. También hay besos peligrosos y algunos que son muy poco de fiar, como comprobaremos en alguna de las imágenes que vamos a ver a continuación. Por cierto, ¿nadie va a preguntar si, en medio de tanto beso, no vamos a jugar hoy? Pues sí: aquí tenéis las imágenes de nuestro juego. Reconoceréis de inmediato a algunos de los artistas:

1

2

3

4

5

6
7


8
9


10

11

12

13

14

15

16

Hay que reconocer que esto del beso no es ninguna tontería: es arte, puro arte.




Yo quería compartir con vosotros una canción que tiene como letra el poema de  Miquel Martí i Pol Romanço, pero no he conseguido encontrar la versión de María del Mar Bonet, que es la que me gusta. Sí, es ese poema que empieza así: “Si ens besem pels carrers / trontollaran les cases” (“Si nos besamos por la calle, se tambalearán las casas”). Si queréis, venid y os la canto, aunque no os lo recomiendo. Será mejor, creo, que deje las músicas aparte para quedarnos con estos versos de Pedro Salinas:

Hoy estoy besando un beso;
estoy solo con mis labios.
Porque ya no es una carne
ni una boca lo que beso,
que se escapa, que me huye.
No. 

Te estoy besando más lejos


Edvard Munch, Beso en el aire, 1915
Ya sabéis lo que decía Octavio Paz: “Un mundo nace cuando dos se besan”.

Kees Van Dongen, Beso en el jardín

***
Nuestros besos de esta semana tienen nombre y apellidos. Vamos a ver cuáles son:


Henri de Toulouse-Lautrec, El beso, colección particular, 1892

Giotto, El beso de Judas, Capilla Scrovegni, Padua, 1304-06

Pablo Ruiz Picasso, Figuras en la playa¸ 1931

Auguste Rodin, El sueño o El beso del ángel, Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid, 1905 c.

Franz von Stuck, El beso de la esfinge, Szépmüvészeti Múzeum, Budapest, 1905

Roy Lichtenstein, Beso

Edvard Munch, Beso junto a la ventana

Tamara de Lempicka, El beso, 1922 c.

Félix Vallotton, El beso, colección particular, 1898

Giotto, El encuentro entre Joaquín y Ana¸ Capilla Scrovegni, Padua, 1304-06

Edvard Munch, Beso, colección particular, 1896-97

Margaria Sikorskaia, Beso

Edvard Munch, Beso, Stenersenmuseet, Oslo, 1906-07

René Magritte, Los amantes, 1928

Gustav Klimt, El beso, 1908

Édouard Vuillard, El beso, Philadelphia Museum of Art, 1891 c.
  





















22 comentarios:

  1. Imprescindibles besos. Hermosisímas letras de Salinas. Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Besos, versos... de todo hace falta. Yo suelo decir "un abrazo" (decir y hacer), pero está claro que lo que corresponde hoy es esto: besos, Eva.

      Eliminar
  2. Digo nombres desordenados: Magritte, Lichtenstein, Munch, Klimt, Picasso, ¿Giotto?, ¿Botero? Dejo como regalo un poema de Julio Cortázar. Besos, Carmen.

    Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca,
    voy dibujándola como si saliera de mi mano,
    como si por primera vez tu boca se entreabriera,
    y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar,
    hago nacer cada vez la boca que deseo,
    la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara,
    una boca elegida entre todas,
    con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara,
    y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por
    debajo de la que mi mano te dibuja.

    Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope,
    nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan,
    se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran,
    respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes,
    jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene
    con un perfume viejo y un silencio.

    Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo,
    acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos
    como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces,
    de movimientos vivos, de fragancia oscura.

    Y si nos mordemos el dolor es dulce,
    y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento,
    esa instantánea muerte es bella.

    Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura,
    y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Rayuela? Qué preciosidad: esto es un señor regalo. Me has dado una idea, Ele: ¡venga, se amplía el juego! Además de identificar a los artistas, podéis regalarnos poemas que os gusten. ¡Los agradeceremos!

      A propósito de identificaciones... no puedo decir mucho hasta el viernes o me reñiré a mí misma, pero... pues eso, que no digo nada.

      Besos, Ele. ¡Y gracias por Cortázar!

      Eliminar
  3. Esto lo escribí en una novela, inédita como todas las mías:
    " Estará de acuerdo conmigo en que el primer beso es el último acto definitorio de una mujer. Antes -por sus palabras, por sus actos- puede uno imaginarla, suponerla, pero sólo después del primer beso tiene uno certeza de cómo es. Es, en mi opinión, un instante mágico, mucho más esclarecedor que una primera noche de amor".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inéditas por el momento: después de publicar tu espléndido ensayo "El laberinto de Dios", llega el turno de la ficción.

      A ver, besadores (¿tendré que escribir "besadores y besadoras", como un político... o política? ;) ), ¿qué opináis de lo que dice el personaje de esta novela de Manuel Casanova?

      Besos, Manuel (hoy toca repartir besos en el blog).

      Eliminar
  4. Lo que sé ya está dicho por Ele. Al menos, casi todo. 1.- Toulouse Lautrec, 3.- parece Picasso, 11.- Munch, 14.- Magritte, 15.- Klimt...
    Del 10 yo no me fiaría mucho: parece un beso muy italiano. El 7 es un beso a escondidas, de esos casi delictivos. Hay que llamar a Blender para que eche un vistazo y ponga orden. En el 15 hay mucha verdad, es de los que se asoma al balcón y te hace un revoltijo de piel y vello. Vamos, que emociona: eso es besar.
    Entre tanto besuqueo, no voy a poner poemas. Reclamaré una entrada de rosquillas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tienes algo contra los besos italianos? Bueno, sobre las atribuciones (de las obras, no de los besos) te digo lo mismo que a Ele: silencio hasta el viernes, sonrisas aparte.
      Tendré que pensarme lo de las rosquillas. Imagínate, sería una entrada para merendar.
      Besos, Daniel. O rosquillas, a elegir ;)

      Eliminar
  5. Puesya que hay que poner poesía de besos me voy al verso más obvio y conocido pero me gusta tanto este poeta(aunque prefiero las leyendas). Por una miranda un mundo/por una sonrisa un cielo/ y por un beso.../yo no sé que te diera por un beso.
    G.A.Bécquer.
    Ahora a adivinar. A ver que está difícil.
    El uno es El beso de Toulouse Latrec(salió hoy en La ruleta de la suerte que vi mientras comía con mi madre, qué casualidad).
    El tres es de Picasso y creo, solo creo que es Figuras en la playa.
    El 4 el inconfundible Beso de Rodin(uno de ellos, este es el del ángel me parece, no el tradicional Beso que todos recordamos).
    El siete es Munch, pero no sé el título.
    El 11 y el 13 creo que son también Munch, pero no sabía que tuviera tantos besos así que a lo mejor voy mal.
    Y el 14 es la maravilla de las maravillas; Los amantes de Magritte, hace unos años participé en un certamen literario y teníamos que escribir un relato partiendo de ese cuadro, con lo que a mí me gustaba, de hecho creo que encontré el concurso buscando información del cuadro por curiosidad.
    Y no sé más, que pocos conozco.
    Por cierto, menudos versos pones, adoro a Miguel Hernández, soy pro generación 98 total aunque del 27 también me gustan, y Vicente Aleixandre fue un Nobel merecido.
    Un beso y me ha encantado, como de costumbre, esta entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí mi chica. Pero yo sigo silenciosa, formal, mirando distraídamente por la ventana... hasta el viernes. Con la sonrisa en la cara, eso sí.
      ¡Besos, Marigem!

      Eliminar
  6. Lo bueno de los besos es que no son como pájaros, sino como besos (y el poema de Miguel Hernández es uno de los más bellos escritos en castellano). De pintores reconozco: 3, Picasso; 6, Lichtenstein; 7, Munch; 15 Klimt. Alguno más me suena, pero no acabo de asirlo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra amiga que me pinta sonrisas en la cara. Qué bueno. El viernes descubriremos la caja de los besos.
      Pregunto: ¿los pájaros son besos? ¿Son besos los que me despiertan cada mañana cantando en el jardín?

      Eliminar
    2. ¡Ay, que me he dejado el pájaro, digo el beso! Besos, Rosa.

      Eliminar
  7. Me encantó la entrada la comparto gracias, es un regalo para hoy, por cierto he reconocido algunos pero he curioseado por otra parte y los he descubierto a todos, ya sé, ya sé, que es trampa, pero no podía esperar ;))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ja ja, no pasa nada, Joseme! En este blog se permite hacer trampa. Yo he puesto una pequeña trampita en el juego, por cierto, aunque nadie ha caído. Aunque no pierdo la esperanza (¿seré mala?, me pregunto. Sí, malísima, me respondo ;) ).
      Besos, Joseme.

      Eliminar
  8. ¡Qué post más bonito! Carmen, has hecho una selección de imágenes de cine, de teatro, de pintura y el colofón lo has puesto con los versos de Pedro Salinas (¿de "La voz a ti debida"?).
    Ya te digo, me has hecho pasar un rato estupendo. Y lo mejor es que este post lo guardo a parte para volver a él con frecuencia.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, "La voz a ti debida". ¡Cómo lo has reconocido enseguida! Qué grande es Salinas, ¿verdad?
      Muchísimas gracias, Juan Carlos. Un beso.

      Eliminar
  9. Me encantan los besos de todo tipo, y me encantan tus artículos llenos de creatividad y arte, para mí has sido todo un descubrimiento. Cuando he visto el título de este post he recordado mi cuadro favorito. Si tuviera que enamorarme de una pintura, sin duda sería de "El Beso" de Klimt, que afortunadamente has puesto entre las imágenes misteriosas.
    Tengo que buscar en el baúl de los recuerdos de casa un trabajo que hice en la facultad de Bellas Artes sobre el beso, me encantó documentarme y meterme dentro de tan sensuales imágenes. Por cierto, ahora que no nos oye nadie, te confesaré que fue un sobresaliente :-)
    Un abrazo y muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que nadie nos oye, te diré que, si a tu trabajo le llegas a añadir como anexo "Propuesta de prácticas en el aula", te llevas la matrícula de honor ;)
      Cuando lo encuentres, publícalo en tu blog, que los besos gustan.
      Gracias, Juanan, te has ganado el cuadro de Klimt y besos.

      Eliminar
  10. Hola a todos.
    Llego tarde, porque los pocos autores que reconocí están dichos y varias veces, pero me gustan todos los besos (en este caso me refiero a los artísticos). Son un lenguaje en si mismos y hay de todo tipo, que aunque pensemos en el amor, abundan de otra clase.
    Claro está que no podían faltar los besos tal como los ven los artistas, más que nada porque la gran mayoría fueron unos besadores muy cotilleados, jejejeje y porque dan mucho juego. Además les van todos los colores y formas, se pueden ubicar en cualquier escenario; me refiero a los besos.
    GRACIAS Carmen y un beso, ya que estamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Harry, no te hagas la chica dura: los besos "no artísticos" también pueden ser muy artísticos.
      ¿Los artistas son unos besadores muy cotilleados? ¡Cuenta, cuenta, que ya sabes que yo nunca me entero de nada!
      Y no llegas tarde. Tú siempre llegas a tiempo.
      Besos (ya que estamos ;) ).

      Eliminar
    2. Jajaja. No me puedo creer que no sepas de comentarios sabrosos en el mundo del arte. Seguro que sí.
      Los artistas, salvo alguno, que de todo habrá, son unos bohemios tremendos, con amantes, esposas y compañeros varios. Unos pecadores sin remedio, pero, ¡¡¡cómo son artistas!!!!
      Así que, digo yo, que de besos entenderán ¿no?

      Eliminar