viernes, 22 de abril de 2016

Las preguntas de Magritte





Las cosas existen. Y las casas. Existen los animales y las plantas y los árboles, el mar, el cielo, la luna, el sol. Incluso, de cuando en cuando, existimos las personas. Aunque solo sea un poco. Solemos habitar en casas, y estas tienen puertas y ventanas. A veces, eso es todo lo que tienen: ventana o puerta. Porque tampoco se puede tener todo.


René Magritte, La mejora, 1962

En esos casos, cuando solo hay puerta o ventana, a su alrededor crecen paredes, techo, la casa entera crece, aunque solo podamos verla con los ojos de la imaginación.


René Magritte, Vigilia, 1958

Un interior que no tuviera exterior, nos dice Hegel, no sería un interior. Decidme: ¿estamos dentro o fuera? ¿La puerta se está abriendo o se cierra?

René Magritte, La victoria, 1939

La relación equívoca entre interiores y exteriores es una cuestión que con frecuencia nos plantea René Magritte. Aunque también nos lo pregunta Paul Delvaux:

Paul Delvaux, La ventana, 1936

Puertas y ventanas son siempre fronteras, lugares que abren o cierran los mundos. Todos los mundos que podamos imaginar.

René Magritte, Veneno, 1939

René Magritte, El mes de la vendimia, 1959

A veces vivimos en los árboles: el mejor lugar posible. Son construcciones, estas, que echan raíces. 

René Magritte, Sin título (La vida de familia)

René Magritte, La locura de Almayer, 1951

La vida en los árboles da lugar, también, a las proyecciones en abismo que tanto nos fascinan, y que hallamos asimismo en otro tipo de construcciones, no arbóreas:

René Magritte, La voz de la sangre, 1961


René Magritte, Elogio de la dialéctica, 1936

La casa dentro de la casa: la vida en una casa de muñecas.

René Magritte, El apartamento de Madame Sundheim, 1960

La casa con sus ventanas iluminadas, los árboles, la luna, las estrellas, se albergan en el interior de la silueta de un cuerpo. ¿Es el hombre el que habita la casa y el mundo o estos los que viven en él?

René Magritte, El donante feliz, 1966

Magritte juega con los límites, con las metamorfosis, juega con los opuestos y con todo ese sistema especular que ofrecen ventanas, miradas, palabras, lo pintado y… lo que también está pintado. 

René Magritte, El catalejo, 1963

René Magritte, La llave de los campos, 1936

Ese juego entre lo pintado en el lienzo representado en el cuadro y el paisaje al que se sobrepone y con el que se confunde, y que también está pintado en el lienzo real, es frecuente en Magritte. 

René Magritte, La condición humana, 1934

René Magritte, El paseo de Euclides, 1955

Cuando las puertas de Magritte se rompen, más allá de ellas atisbamos otra estancia en penumbra o el mundo iluminado.

René Magritte, La respuesta inesperada, 1933

René Magritte, La perspectiva amorosa, 1935

¿Por dónde deambula el hombre que no puede dormir? ¿Por una estancia de la vivienda o por la calle inscrita en la propia casa? De nuevo, ¿dentro o fuera?

René Magritte, El noctámbulo, 1928

¿Lleno o vacío? En vez de humanos, gigantescas manzanas, piedras, rosas, habitan las moradas. 

René Magritte, El cuarto de escucha, 1952

René Magritte, La tumba de los luchadores, 1960

René Magritte, El aniversario, 1959

Las mismas piedras que contemplan el mar con sus ojos de piedra y sustentan castillos en el aire… Castillos en España.

René Magritte, El mundo invisible, 1954

René Magritte,  El castillo de los Pirineos, 1959

Rocas o, en su lugar, esferas que se yerguen –compañía, protección o amenaza- junto a las casas de los hombres. 

René Magritte, La sombra monumental, 1932

René Magritte, Las rosas de Ispahan, 1965

Las arquitecturas crecen en las obras de Magritte. A veces, adoptan la forma de una extraña torre que anticipa los edificios que más tarde erigirá Georges Malkine; a veces, se convierten en teatro. 

René Magritte, La mirada mental, 1946

René Magritte, La casa, 1947 c.

¿Qué les ha sucedido a estas casas? ¿Han sufrido un accidente? ¿O qué ha ocurrido en el interior de ese pecho que da título a la obra? Contestad vosotros, si podéis hacerlo. 

René Magritte, Pecho, 1960-61 c.

¿Un edificio en construcción o en ruina? ¿Nos situamos en el ayer, en hoy o en el mañana bajo la geometría del cielo?

René Magritte, El universo desenmascarado, 1966

En las ciudades, a veces, llueven hombres. Aparte de esta pequeña extravagancia atmosférica, las calles, los puentes, los edificios, se muestran con aparente normalidad en una ciudad en la que crece la rosa que antes vimos, gigantesca, en la clausura de una habitación. La rosa erizada de espinas, la esperanza, el último, el peor de los castigos que libera Pandora.

René Magritte, Golconda, 1953

René Magritte, La caja de Pandora, 1951

Magritte también nos muestra perfiles urbanos bajo la luna, bajo las lunas.

René Magritte, La página blanca, 1967

René Magritte, Los misterios del horizonte, 1928

La noche, refugio, descanso, olvido. Silencio.


René Magritte, El imperio de las luces, 1960

René Magritte, El imperio de las luces, 1950

Silencio, sí: silencio. Fuera de su contexto habitual, cada elemento arquitectónico narra otra historia, aunque a veces no hay nadie que la escuche. Como en el caso de esta escalera que muere en un muro cegado y así se ve desprovista de su función de comunicar espacios. Tampoco la palabra puede alcanzar a un muro sordo. Silencio.

René Magritte, Prohibida la literatura (El uso de la palabra), 1936

Sí, una arquitectura del silencio.

René Magritte, Arquitectura al claro de luna, 1956

“No hay respuestas en mis pinturas, solo preguntas”, dice Magritte. ¿Podéis responder a alguna de ellas?
Que tengáis suerte, amigos.

René Magritte, La buenaventura, 1939

   
 

31 comentarios:

  1. Ya sé que dije que hoy nos íbamos al teatro con Natalia Goncharova, pero René Magritte quería haceros unas preguntas y... yo también. La próxima semana, si no se cuela nadie, ¡al teatro!

    ResponderEliminar
  2. Siempre, en mi corta vida (esta permanente sensación incrementa su persistencia con el tiempo) me atrajo la imaginación y creatividad de estos artistas que conciben mundos extraños, con planos y colores regulares, lisos, silenciosos, indefinidos en su soledad; llenos de interrogantes, como dices, que esperan estáticos no se sabe qué. Una vez, en medio del campo, había una puerta cerrada que era el único lugar de paso imposible. Cosas raras. Espero para ir al teatro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mundos extraños que son los nuestros. "Todo lo que vemos esconde otra cosa -nos cuenta Magritte-, siempre queremos ver lo que está escondido detrás de lo que vemos".
      Una vez también vi en el campo una puerta incongruente, como la que viste tú. ¿Ves? Los mundos de Magritte irrumpen en el nuestro.
      Un abrazo, Galefod.

      Eliminar
  3. Había visto alguno de los cuadros de Magritte y había admirado su imaginación y el mundo alterado con el que nos confunde, pero así como los muestras tú, con esas bellas palabras con que los acompañas, uno tras otro unidos por lo que tiene en común unos y otros, separados por lo que los ¿diferencia?, me han creado todo un mundo. Si me animo a responder a alguna de sus preguntas, os lo haré saber a ambos.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es Magritte quien lo hace! Mira lo que nos cuenta: "La evocación precisa y atrayente del misterio consiste en imágenes de cosas familiares, reunidas y transformadas de manera tal que dejen de concordar con nuestras ideas ingenuas o sabias". ¡Pone el mundo deliciosamente patas arriba!
      Va, anímate a responder a sus preguntas.
      Un beso, Rosa.

      Eliminar
  4. ¿Magritte nos pregunta, dices? yo le pregunto a él: ¿Qué intentas representar con esas esferas partidas que figuran como mascota al lado de otros elementos pintados?¿Quisiste confundirnos con los títulos puestos en tus cuadros?
    Nada es lo que parece a simple vista: Lo de dentro fuera y viceversa, paisajes rotos como cristal y lienzos pintados superpuestos con un paisaje real ¿O tampoco lo es?
    ¡Responde Magritte, responde! no nos dejes con incertidumbre existencial.
    Un abrazo autora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Magritte quiere dejarnos con la incertidumbre! "Cuestionar, producir "efectos subversivos", despertar la conciencia: tales son los objetivos", declara.
      Parece ser que los títulos no los ponía él, sino sus amigos: para Magritte eran muy importantes (tanto los títulos como los amigos).
      Un abrazo, Francisco.

      Eliminar
  5. Cada uno tiene su propias respuestas, y por supuesto ninguna es igual..es cuestión de tiempo, responder, hay que buscar bien en el interior.. Ciertamente, ahora mismo, no sé todas las respuestas que plantea, sólo alcanzo en todo caso a responder alguna.
    "La Victoria", por fín llegó,la nube se va y con ella las tormentas..tus más profundas pesadillas se evaporan, desaparecen, tu interior y todo lo que te rodea, se funde, ya son sólo uno, ambos se han contagiado finalmente de una infinita paz.

    Gracias por Magritte, Carmen. Qué bien acabo de quedarme.

    !Un besazo,guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien me has dejado a mí con esa imagen de la desaparición de tormentas y pesadillas, Inma. La victoria. Un gran regalo.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  6. Fantástica esta nueva lección Carmen, me encanta verlos de tu mano.
    Desde luego Magritte consigue cuestionar y producir esos efectos subversivos y me ha gustado aún más saber que sus amigos eran importantes, porque creo que los buenos amigos son importantes.
    Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y tanto que son importantes, Conxita! Como lo eran para Magritte los títulos de las obras, que estos amigos le sugerían, como en un juego. No, rectifico: como en un juego, no. Era un juego en el que intervenían poesía, imaginación y azar.
      Un abrazo y feliz fin de semana, Conxita.

      Eliminar
  7. Adoro a Magritte, bueno lo odié un poco cuando hicieron a mi hijo dibujar El hijo del hombre. Mi hija dibuja muy bien(no sé si has visto algún dibujo suyo en el blog) pero él...él no ha nacido para pintor.
    Me ha encantado tu repaso, lo expones de tal forma que me haces verlo con ojos nuevos.
    Como siempre una delicia leerte.
    Besos y feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pobre Magritte, mira que odiarle! ¡Él no tenía la culpa! Sí que he visto algunos de los dibujos de tu hija: son muy buenos.
      Me alegro de haberte reconciliado un poco con el pobre, inocente René ;)
      Un abrazo, Marigem. Disfruta y descansa.

      Eliminar
  8. Magritte nos envía mensajes a través de sus obras. Habría que mirar el subconsciente del pintor para saber por qué hace del exterior el interior o viceversa. Ayer visité parte de la obra de Louise Bourgeois y todo era el Subconsciente y los traumas que le generaron su padre ante la protección de su madre. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que es un juego consciente con los juegos del subconsciente. Magritte juega mucho con las imágenes y las palabras y, en el caso de sus representaciones arquitectónicas, algunos autores ven una postura crítica hacia determinadas corrientes y una serie de propuestas relacionadas con otro tipo de arquitectura.
      Un abrazo, Mari Carmen.

      Eliminar
  9. Genial, Carmen. Voy a guardar este post como oro en paño, para verlo, mirarlo y pensarlo. Una imaginación inagotable y una pintura que exige o al menos provoca un papel activo en el que observa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Magritte nos pone a trabajar. A pensar, soñar... No solo pinta puertas, sino que las abre para todos nosotros.
      Un abrazo, Gerardo.

      Eliminar
  10. Hola a todos:
    a mi Magritte me ha ido gustando poco a poco, cada vez que lo veo me gusta más y, la verdad, no me importa mucho si hay respuestas a tanta pregunta. Soy simple en mi percepción y para mi Magritte dibuja puertas (nunca mejor dicho) al mundo de los sueños, de la imaginación, como cuando ves figuras en las nubes, tan queridas para él.
    Cualquier cuadro suyo da para una historia, a poco que pensemos en ello. Sólo por eso, para mi tiene su importancia y no me importa, aunque sé que la tiene, que dibuja y por qué.
    GRACIAS Carmen y feliz domingo a todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, mejor un artista que nos regala tantas preguntas, en vez de respuestas. Las preguntas abren puertas, como dices: puertas como las de Magritte.
      Un abrazo fuerte, Harry.

      Eliminar
  11. Obrazy Magritte próbują zatrzymać czas, chwilę, kiedy człowiek podejmuje decyzję. Zatrzymać się, cofnąć czy iść dalej, przekroczyć kolejne drzwi. Nie wiemy do końca, co jest za nimi. To wzbudza niepokój i strach. A jednocześnie Magritte daje nam szansę, pokazuje okna, wyjścia, przejścia. Okna stają się nadzieją, przyszłością. Tak dużo pytań,mało odpowiedzi. Ciągle otwieramy drzwi, patrzymy w okna. To życie człowieka.. Dlatego tak dobrze ogląda się obrazy artysty. Są bliskie każdego..Dziękuję Carmen za wspaniały post i ucztę dla ducha

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Transición, metamorfosis, cambios, esperanza, ¡preguntas!
      Gracias, Renne.

      Eliminar
  12. Resultan misteriosas esas esferas divididas por una línea, comí si fueran a abrirse a otra parte. Muy interesantes todas las preguntas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagínate los mundos que puede encerrar cada una de esas esferas...
      Un abrazo, Yolanda.

      Eliminar
  13. Imagino sus escenarios llenos de silencio,mudos. Me deja sin palabras y como tú dices, llena de preguntas y dudas. Esas casas imposibles me invitan a meditar, a buscar el mecanismo gracias al cual se sustentan: los paisajes nocturnos en tierra y soleados, aunque con nubes, los cielos. Contradicciones que se dan en la vida a diario. Me gusta Magritte, aunque me llene de dudas. Tal vez en ello radica su atractivo. Gracias, Carmen, por invitarnos a reflexionar junto con René.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los mecanismos de las casas y los mundos de Magritte... Un buen enigma en el que perderse con nuestro equipaje de dudas y preguntas.
      Un abrazo, Carmela.

      Eliminar
  14. Me crea curiosidad el cuadro El catalejo, esos cristales con nubes sobre un cielo azul, y el exterior negro, como si fuera la noche, creando confusión y, desde luego, preguntas.
    Bonita lección sobre el pintor, Carmen, ¡un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, porque ¿dónde está el mundo? ¿Al otro lado de la ventana, del cristal, o en el propio cristal? ¿En la mirada? Estas son las preguntas que nos plantea el amigo René... ¡y a nosotros nos encantan las preguntas!
      Un abrazo, Chelo.

      Eliminar
  15. me gusta mucho el planteamiento ,siempre busco ventanas para escapar y puertas para entrar..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para cruzar los límites: hacia dentro, hacia fuera. Según Magritte, ¿lo mismo?
      Un abrazo, Alexandra.

      Eliminar
  16. Pues yo no sé cuáles son las respuestas, más bien me surge otra pregunta: ¿Qué hubiera pintado Magritte en un cuadro titulado "Deshaucio"? Un tema muy actual, muy angustiante y que, seguro, le despertaría sensaciones especiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro, porque además Magritte sentía una preocupación especial por una arquitectura humana, y un aspecto de tanta dureza e inhumanidad como el que planteas le habría afectado, sin duda. Un abrazo, Milano.

      Eliminar