viernes, 17 de junio de 2016

Manuel Amado, el guardián de lugares




Si no fuera por mi sombra, me iría a Portugal. Iría a muchos sitios y uno de ellos sería Portugal.

Manuel Amado, Calles de Lisboa

Yo iría y me sentaría en la proa, tan contenta, a esperar a que la península se desgajase y echase a navegar por el océano, como en La balsa de piedra, y recordaría cómo leí esa novela hace muchos años porque Victor Mendes la recomendó y era un tipo simpático, y después vinieron ya solas las demás obras de Saramago. Y recordaría a Saramago cuando coincidimos en el mismo hotel de Madrid y yo al verle pensé: “vaya, Saramago”, y de inmediato mi pensamiento se desgajó del hotel madrileño, zarpó y se puso a navegar por sus novelas. Yo iría a Portugal para volver a leer allí a Pessoa y para recorrer el país pasito a pasito, mirada a mirada. Yo iría, pero, ay, tengo una sombra.

Manuel Amado, Buenos días, Lisboa

Mi sombra es pequeña,  tiene los ojos azules y es muy charlatana. Es una sombra que me sigue a todas partes, me lame a traición y no me deja ni siquiera ir al cuarto de baño sin acusarme a gritos de maltratarla por dejarla fuera. Cada vez que salgo de casa me hace sentir fatal. Es una chantajista. Y no me deja ir a Portugal.


Manuel Amado, Lisboa. La plaza del Comercio

A mí me gustaría ir en tren, para llenarme los ojos de paisajes e ir recogiendo historias de viajero en viajero, de estación en estación.


Manuel Amado, El final del andén

Manuel Amado, El andén de la estación

Manuel Amado, Puerta azul

Manuel Amado, Final de la calle
Pero mi sombra me dice: “tú de aquí no te mueves”, así que he decidido pedirle a Portugal que venga. No creo que se acuerde de mí, porque hace muchos, muchos años que lo visité y gocé de él, pero sé que es tan amable que no dudará en acudir a mi llamado. ¡Mirad, ya llega! Viene en los pinceles de Manuel Amado.


Manuel Amado, El patio. La Rábida

Que Amado es arquitecto se le nota en los perfiles. En los perfiles de sus arquitecturas, quiero decir, en sus ángulos, en el modo en que la luz y la sombra habitan y construyen los espacios.


Manuel Amado, Paso con árbol

Manuel Amado, La casa de Mateus. Esquina en el patio

Las representaciones de iglesias de Lisboa, São Martinho do Porto y Santarém remiten a una larga historia de interiores arquitectónicos de iglesias, una larga historia de silencios de piedra.


Manuel Amado, La ermita. Arcada lateral

Manuel Amado, La ermita. Interior
Manuel Amado, Dormitorio
Guardián de los lugares habitados, sentidos, recorridos por él: así se le ha llamado. Los escenarios que su mirada y su memoria recrean adquieren una nueva calidad, se impregnan de una atmósfera especial que va más allá del aparente realismo de la representación.

Manuel Amado, Sala
Es como si Manuel Amado “pintase para erradicar un fantasma, algo que nunca conseguirá hacer”, nos cuenta Paula Rego.

Manuel Amado, El cuarto de Fernando Pessoa

Pero Manuel nos conduce también al aire libre, a esas playas llenas de casetas de lona a rayas blanquiazules o a los jardines encantados:

Manuel Amado, Playa

Manuel Amado, Playa

Manuel Amado, El jardín encantado II
“¿Qué es ese intervalo que hay entre yo mismo y yo?”, se pregunta Fernando Pessoa. ¿Qué paréntesis de atención suspendida se abre entre lo que Manuel Amado nos muestra y las sugerencias que libera?


Manuel Amado, El caballo blanco

Manuel Amado,  Caballo

¿Ese intervalo es el de la ficción?
El padre de Manuel, Fernando Amado, fue actor y director de teatro. El propio Manuel actuó también durante sus años de estudiante. El teatro se convierte en uno de los espacios de su pintura. 


Manuel Amado, El ensayo se retrasa

Manuel Amado, Quita de ahí esa silla

Manuel Amado, La antepenúltima cena de los polichinelas

Los bastidores escapan del teatro, alcanzan otros ámbitos de la vida. Y, con ellos, se expande la ficción.
 

Manuel Amado, El beso

Manuel Amado, Anunciación

Manuel Amado, Las tres musas

Y es aquí, queramos o no, donde ya no podemos contener las historias que desencadenan las imágenes. 

Manuel Amado, La sala vacía

Manuel Amado, El anticristo ataca de nuevo

Manuel Amado, El arlequín se divierte y el diablo mira

¿Quién se anima a empezar a contar esas historias? No ahora, no de inmediato: hay días para hacerlo, habrá ocasiones, si queréis jugar.

Manuel Amado, El recreo
He abierto la ventana y mi sombra, a la que quiero muchísimo aunque no me deje ir a ningún sitio y es también guardiana de lugares, ha empezado ya a maullar su relato al mar. “Me gustan las pinturas de Manuel por todo lo que no se ve, pero se siente”, afirma Bruno Munari, y mi sombra dice: sí, así es.

Manuel Amado, Ventana al mar

   
 

27 comentarios:

  1. Alégrate Carmen de tener una sombra. Una sombra que está siempre, aunque no haya sol. No todo el mundo puede sentirse siempre acompañado, y tú eres muy afortunada. Y encima tiene ojos azules! Tiene "pelegrín",como dice un amigo mío cuando se refiere a los que son de raza, porque seguro que raza tiene "p'aburrir" teniéndote a ti de dueña... o de esclava.
    Gracias Carmen por traerme a Manuel Amado, otro desconocido para mí, igual que su maravilloso país que tan bien describes y que no conozco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto que me alegro, Eli. Ya verás, un día resolveremos el problema y podré viajar con la sombra. No tiene "pelegrín" (¡qué bueno, me ha encantado!): salió siamesa pura por casualidad, porque ni su madre ni su abuela lo eran (genealogía de la sombra).
      Un gran abrazo de mi parte y topadita de parte de la sombra ;)

      Eliminar
  2. " Mi nombre es sombra" y Manuel Amado la hizo real. Qué preciosidad que también desconocía. ¿Me permites robarte las sombras de los escenarios? Son fascinantes. Gracias Carmen por descubrírmelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando estaba poniendo las imágenes de la serie dedicada al espectáculo, pensaba: "ya verás como a Francisca le gusta". ¡Acerté! Aunque era fácil acertar ;)
      Todo tuyo, Francisca. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me gustan los colores, las sombras límpias y quietas, la arquitectura de rectas calmas y la luz que brota de las sombras. Gracias por presentarnoa a Manuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nitidez, calma, silencio y, como dices, la luz que brota de las sombras. Un pintor de los nuestros. Gracias a ti, Galefod. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Otro artista al que no conocía y me ha encantado. Las calles de Lisboa, las iglesias y, sobre todo los bastidores, dentro y fuera del teatro. Intentaré recuperar una de las historias escondidas en sus cuadros.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bien, Rosa! Un abrazo de buen fin de semana.

      Eliminar
  5. Que maravilla, me ha encantado!...todas esas sombras me dan paz y una tranquilidad al verlas acompañada de los instantes q las producen. Esa ventana desd donde el mar SÍ, se ve y ésa puerta azul donde mespera el tren q me lleva a todos sus rincones.
    Gracias.
    Te sonrío con el Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los juegos de la luz y de la sombra de Amado subyugan. ¡Vamos, DesdMiVentana H, que el tren nos espera! Un gran abrazo.

      Eliminar
  6. Pessoa...una deuda pendiente que tus imágenes de este arquitecto de las sombras,por lo tanto del espacio que lleno de luz me invita a recorrer...tal como lo hace Wim Wenders en su film LISBON STORY....que relata todo lo que has comentado...con una cámara que incluye los SONIDOS!!!!de los sitios y las cosas y la música....quisiera que mi sombra ye acompañara en Portugal...gracias Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues vamos, Vic, o enviemos a nuestras sombras. Imagínate las sombras de dos mujeres y una gata recorriendo esos espacios luminosos de los que Manuel Amado es guardián. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Los cuadros de Manuel Amado y tus palabras, belleza más belleza. ¡Qué hermosa entrada, qué hermoso recorrido por Portugal y por esas bellas iglesias lisboetas! Tu sombra no te deja marchar pero te dota de una sabiduría especial, te descubre -tú ya lo sabías- que en las pinturas de Manuel se siente todo lo que se percibe pero no se ve.
    Muchas gracias, Carmen, por tan bella entrada.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias a ti, Juan Carlos. Cuánto hay en cada una de las pinturas de Amado, detrás de esa aparente sencillez, ¿verdad? Un abrazo.

      Eliminar
    2. Es cierto que tras estos cuadros aparentemente sencillos hay algo, un misterio que sale de esos espacios vacíos, sin gente. Esos polichinelas teatrales, especie de trampantojos, me traen a la memoria las esculturas de Juan Muñoz que pese a ser representaciones humanas, al ser todas idénticas, transmiten una gran sensación de soledad. Bueno, no sé, me ha parecido algo así... De cualquier manera son pinturas agradabilísimas de contemplar.
      Un beso

      Eliminar
    3. Es cierto que tras estos cuadros aparentemente sencillos hay algo, un misterio que sale de esos espacios vacíos, sin gente. Esos polichinelas teatrales, especie de trampantojos, me traen a la memoria las esculturas de Juan Muñoz que pese a ser representaciones humanas, al ser todas idénticas, transmiten una gran sensación de soledad. Bueno, no sé, me ha parecido algo así... De cualquier manera son pinturas agradabilísimas de contemplar.
      Un beso

      Eliminar
    4. Con ese toque de inquietud que emana de las esculturas de Juan Muñoz. Buena evocación, Juan Carlos.

      Eliminar
  8. Maravillosa Carmen!!!!
    Gracias de nuevo por traernos a este este artista, hasta ahora desconocidompara mí.
    Me han encantado esas estaciones de tren, esas sombras, esas esquinas, esa ventana desde la que vemos el mar...
    Aunque ahora no tengo sombra, la mía era de ojos chocolate y ladraba de alegría al verme y la sigo echando muchísimo de menos...
    Un abrazo muyyy cariñoso y feliz domingo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, nuestras sombras, Nines. La verdad es que por ellas renunciamos con gusto a lo que sea. Entiendo cuánto añoras a la tuya, lo siento muchísimo.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  9. Hola a todos:
    otro pintor que no conocía y que me ha abierto los ojos. No al deseo de conocer Portugal, que ese lo deseo lo tengo latente hace muuuuchos años, pero a pesar de la cercanía nunca llega a realizarse, si no al deseo de viajar sin sombra latosa, ejejejeje, no es broma. Me ha abierto los ojos a las sombras, a los colores mediterráneos, aunque Portugal, geograficamente no lo sea, pero si en el corazón, a los colores luminosos, los ángulos perfectos y los cielos brillantes. A esa brisa marina cálida y, a ratos, tormentosa, mientras se escucha un fado y otras músicas, que Portugal es mucho más, allá, en la lejanía.
    GRACIAS Carmen por todos los descubrimientos que me traes. Feliz domingo a todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Portugal es mucho, muchísimo. La verdad es que solo estuve allí una vez, pero bastó para enamorarme. Como me ha enamorado la pintura de Manuel Amado. Un abrazo, Harry.

      Eliminar
  10. Muy bonito Carmen, no conocía al pintor que traes pero me ha encantado y especialmente, esa última ventana al mar, impresionante, qué gusto mirar desde allí e imaginar todo lo que a veces solo con los ojos no se puede ver.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Conxita, me había despistado por completo! ¿Dónde tengo la cabeza? ¿En Portugal? Preciosa la ventana, ¿verdad? ¡Y el mar! Un abrazo enorme y perdona por mi despiste.

      Eliminar
  11. Que gusto pasearme por tu blog, hacerme sombra tuya, conocer la obra de este pintor que desconocía, y seguir, las sombras no se separan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Espero que no, que las sombras no se separen! Es que desde niña no soporto que nadie se separe: ni amigos, ni parejas... ni sombras. Bueno, entiendo que a veces sucede porque no hay más remedio, ¡pero qué mal lo paso! Así que... ¡las sombras bien juntitas! Un abrazo, Esperanza.

      Eliminar
  12. Carmen, te apoyo en tu deseo: "qué las sombras no se separen". Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juntas, bien juntas. Gracias a ti, Araceli. Un abrazo.

      Eliminar