Descarga gratis



Carmen Pinedo Herrero, Los ojos de la imaginación. La reconstrucción de decoraciones perdidas: Antonio Cortina Farinós



"La piqueta, la guerra, el abandono o la ruina han arrasado, con demasiada frecuencia, parte de nuestro patrimonio artístico. Lo que se ha destruido no puede regresar hasta nosotros, si no es a través de los ojos de la imaginación. Fotografías, dibujos, pinturas y grabaciones cinematográficas pueden darnos a conocer, por lo menos, la imagen de lo que desapareció; los documentos, las descripciones literarias y las noticias que podemos recabar en la prensa histórica nos ayudan a situar y comprender aquello que nos ha sido arrebatado. A través de imágenes y textos podemos acometer la recreación, la reconstrucción imaginaria, de lo que perdimos".

Podéis descargarlo aquí:
Los ojos de la imaginación
 




9 comentarios:

  1. Carmen Pinedo siempre nos deja boquiabiertos!
    He empezado a leer su espléndido artículo Los ojos de la imaginación, sobre el pintor valenciano Antonio Cortina, que ella ha hecho sacar del olvido,…. Y no me ha sido posible parar. Ni un respiro.
    Carmen Pinedo busca, se documenta, obtiene fotografías, esquemas, esbozos y planos. Tiene el gen de los investigadores. No cesa, y es total.
    Pero Carmen Pinedo tiene, en abundancia, una virtud encomiable: Sabe escribir, y sabe hacerlo con deleite, sin reñir con la organización del texto, la sucesión de la(s) idea(s), el rigor y el orden narrativo. Y así, te coge, te envuelve, te toma… y ya no puedes evadirte. Es capaz de transmitir con tanta intensidad su interés, su entusiasmo, que acaban siendo tuyos!.
    Antonio Cortina fue un gran pintor. Y Carmen Pinedo, que nos lo ha hecho presente, una excelente descubridora

    ResponderEliminar
  2. s.f. colom, muchísimas gracias por tu amable comentario. Me alegra que hayas disfrutado con las obras de Antonio Cortina, porque fue, como dices, un gran pintor.

    ResponderEliminar
  3. Carmen no sabía por donde empezar, cuando comence a sumergirme ya plenamente en tu blog. Había buceado, trasteado con tus cuadros, con tus descripciones disfrutado, pero ahora al llegar aquí, sólo puedo decir Gracias por ser capaz de transmitir como lo haces, por conseguir embaucar los sentidos, el alma en las pinturas... Lo he descargado, para con tu permiso compartirlo con amigos. Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maríjose, muchas gracias. Está aquí para descargarlo, para compartirlo. Venga ese abrazo, guapísima, que me encanta abrazar y ser abrazada.

      Eliminar
  4. Carmen no sabía por donde empezar, cuando comence a sumergirme ya plenamente en tu blog. Había buceado, trasteado con tus cuadros, con tus descripciones disfrutado, pero ahora al llegar aquí, sólo puedo decir Gracias por ser capaz de transmitir como lo haces, por conseguir embaucar los sentidos, el alma en las pinturas... Lo he descargado, para con tu permiso compartirlo con amigos. Un abrazo,

    ResponderEliminar
  5. El profuso dibujo improvisado de batallas en tiempo récord.

    El Fun/Fum club, entre la diversión y el humo.

    Los misteriosos naipes masónicos de José Manaut.

    Los bocetos de obras perdidas.

    Los ángeles sensuales imposibles para un templo.

    Los estudios de ropajes firmados con orgullo.

    La autoría restituida gracias a bocetos.
    Etc.

    Da para una novela, muy evocador. Y sobre todo bien documentado y bien narrado. Excelente trabajo. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida de Antonio Cortina es una novela. Y, por lo que sucedió cuando escribí el libro "El profesor que trajo las gallinas a la escuela" y después de su publicación, me parece que todo lo que se relaciona con él adquiere tintes novelescos. Ojalá el libro estuviese publicado también en edición digital y no solo en papel, para poder compartirlo.

      Eliminar
  6. Acabo de leer un artículo sobre la exposición malograda de Antonio Cortina a partir del retrato de Alfonso XII, una pena...

    No obstante, el trabajo bien hecho nunca cae en saco roto. Ni el del artista ni el de quien se esfuerza en investigar sobre su obra y darla a conocer.

    Es notable cómo Cortina obtuvo una silueta tan completa y expresiva de la (incompleta) imagen de un busto. No sólo lo usa como referencia para el retrato del rostro. Abarca toda la expresión corporal que no se ve en la foto (si acaso se intuye) a partir de la del torso únicamente. Eso es talento, lograr trazar lo invisible sin desvirtuar lo que sí se ve.

    Admito que desconocía al pintor. Y tu libro sobre él debe ser muy interesante. Me lo apunto.

    ResponderEliminar